Sr. Director:

Mi mujer y yo - y también nuestros tres hijos, y el cuarto que está por venir - hemos disfrutado de este encuentro entre familias; las familias cristianas, Iglesia doméstica, y la cabeza de nuestra gran familia Universal representada por Su Santidad Benedicto XVI. La inexcusable ausencia de nuestro Presidente de Gobierno en el acto de clausura del mencionado encuentro sólo demuestra, a mi entender, inexperiencia y falta de educación; no es necesario abordar un análisis de intenciones políticas o 'talantes'.

En contrapartida, le ofrezco los mensajes del presidente de la República de Italia a Benedicto XVI, y para situarle en el contexto adecuado le explic La praxis diplomática prevé que el Papa envía una comunicación al Presidente cuando deja suelo italiano; y lo mismo ocurre cuando el Papa vuelve a Italia. En ambos casos el presidente contesta al mensaje. El Presidente italiano, elegido el 10 de mayo de 2006, entró muy joven en el Partido Comunista Italiano (PCI) y ha sido, hasta su elección a la Presidencia del Estado, uno de sus máximos líderes. Este partido hoy se llama Democratici di Sinistra, está en el Gobierno y viene a ser una izquierda moderada... pero me dejo de preámbulos para que lea ambos mensajes de respuesta traducidos al español:

Mensaje de S.E. el Presidente de la República Italiana, Hon. Giorgio Napolitano, a S.S. Benedicto XVI a su salida de Italia para España. Roma, 8 julio 2006 Santidad, Deseo hacerle llegar mi agradecimiento por el mensaje que quiso enviarme, en el momento de salir del territorio italiano hacia su peregrinación a Valencia para participar en el V Encuentro Mundial de las familias.

La atención que Ud. reserva a la familia tiene un gran significado para el pueblo italiano. La familia constituye, desde siempre, el núcleo básico de nuestra sociedad. Su valioso papel está reconocido y salvaguardado por la constitución republicana. Las frecuentes e inspiradas intervenciones de Su Santidad para evidenciar la indispensable contribución de la familia en transmitir los valores de la dignidad humana, de paz y de solidaridad, encuentran un profundo eco en mi alma y hacen un llamamiento a un compromiso de reforzamiento de la cohesión social y moral también en Italia. Su presencia en Valencia, recientemente funestada por el trágico accidente ocurrido en esta ciudad, con su doloroso balance de vidas humanas y de sufrimiento, será de inmenso consuelo para los ciudadanos de la ciudad y para todo el pueblo español. Con profunda consideración, formulo mis más sentidos deseos de éxito en su viaje apostólico. Roma 8 de Julio 2.006

Mensaje de S.E. el Presidente de la República Italiana, Hon. Giorgio Napolitano, a S.S. Benedicto XVI a su vuelta a Italia. Roma, 9 julio 2006 Santidad, Quiero hacerle llegar un cordial saludo, a su vuelta de la peregrinación a Valencia, en ocasión del V Encuentro Mundial de las Familias. He seguido con gran interés su nueva misión, entregada a subrayar el papel fundamental de la familia en cada sociedad. Todos los hombres, creyentes y no creyentes, sacan de sus palabras la inspiración para el fortalecimiento de una sociedad justa y solidaria. Le renuevo mis sentimientos de vivo aprecio y profunda consideración por su empeño al servicio de la humanidad y de la paz. Roma 9 de julio 2.006

César Montesinos Ambóu

ceszar@gmail.com