• La Sexta no necesita órdenes del Ceo: ya lleva en ello mucho tiempo en harina.
  • Y por cierto, González se rebela contra José Manuel Lara, aprovechando la enfermedad de éste.
  • La orden es disparar contra Rajoy pero salvad a Soraya.
  • Y el presidente, vía Moragas, responde que no sólo se van a cerrar canales sino que la publicidad podría volver a RTVE.
  • En el entretanto, Soraya Sáenz de Santamaría lleva 21 días sin cumplir la sentencia del Supremo sobre el cierre de nueve canales.

El Ceo de Atresmedia, que engloba a A3 TV, La Sexta y Onda Cero, Silvio González (en la imagen), ha dado orden de pasar al ataque contra el Gobierno Rajoy. La única intocable, cómo no, será la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Y, por cierto, a algunos periodistas de Onda Cero -por ejemplo, a Carlos Herrera- no les gusta la orden recibida. Además, González, ha decidido lanzarle un pulso a su propio jefe de filas, José Manuel Lara, que no quería ir tan lejos, aprovechando su delicado estado de salud. Por matizar, Paolo Vasile no ha tenido que cambiar de línea ideológica ni en Tele 5 ni en Cuatro: ambas arremeten contra Mariano Rajoy y contra el PP desde siempre, aunque, eso sí, sin tocar... a Soraya Sáenz de Santamaría. Pero en el caso de Atresmedia, hasta ahora el trabajo sucio lo hacía La Sexta. Pues bien, Silvio González quiere llegar más allá que Lara: exige a las presuntamente conservadoras Onda Cero y A3 TV que arremetan contra el Gobierno en periodo electoral.

A quienes de verdad ostentan el poder en España -Moncloa y los señores del Duopolio, José Manuel Lara y Silvio Berlusconi- la cuestión que ocupa a sus ocios es el cierre de nueve canales de televisión (TDT) de alcance nacional, cierre ordenado por el Tribunal Supremo, tribunal que esta cabreadísimo con el Gobierno, pues el plazo -ejecución del asistencia- terminaba el 18 de febrero y estamos a 11 de marzo.

De hecho, la pugna en Moncloa es entre una vicepresidenta empeñada en pactar con el Duopolio y demás señores de la prensa y una Dolores de Cospedal o un Jorge Moragas, o una Carmen Martínez de Castro, convencidos de que Soraya y su mano derecha, María Pico, tan aficionadas a pactar con los multimedia, les está llevando a la ruina. Bueno, Cospedal va más allá, porque asegura que a Soraya no sólo le está tomando el pelo el Duopolio privado sino hasta la tele pública, RTVE  -donde colocó a su hombre, González-Echenique-, cada día que pasa más controlada por el Comando Rubalcaba.

De postre, Cospedal acusa a Soraya de estar preparándose para la Presidencia del Gobierno. En cualquier caso, los anti-duopolio están ganando la batalla y haciendo que el Gobierno desobedezca al Supremo, como si esto fuera una república bananera.

La esperanza de los conjurados contra la conjurada Soraya –ésta, conjurada a favor de sí misma–, especialmente Jorge Moragas y Carmen Martínez de Castro y el ministro José Manuel Soria, es que Rajoy reaccione. Y sí, en parte ha reaccionado. Si algo molesta al presidente es que alguien ponga en solfa su poder. Por ello, contra amenaza, amenaza: asegura estar dispuesto, no sólo a cumplir con el Supremo y cerrar los nueve canales, sino a algo mucho más fuerte: a devolver la publicidad a RTVE.

La paz no es posible, al menos por el momento.

Eulogio López

[email protected]