La Asociación Española Contra el Cáncer -AECC- ha lanzado una campaña de publicidad en la que solicita ayuda bajo el eslogan "Con tu ayuda venceremos al cáncer".

Por otra parte, la catedrática Kathy B. Baumgartner, profesora de epidemiología y decana de la facultad de Salud Pública de la Universidad de Louisville (Kentucky), reveló las resultados de su investigación durante el Simposio del Cáncer de Mama que se celebró en San Antonio (Texas), exigió "una mayor conciencia de esta disparidad étnica para mejorar la supervivencia en las mujeres hispanas con cáncer de mama". El carcinoma de mama es el más corriente y es la segunda causa de fallecimiento por cáncer en las mujeres estadounidenses.     

Indagaciones anteriores mostraron una tendencia de menor supervivencia a este tipo de cáncer en las mujeres hispanas atañidas a factores socioeconómicos, por falta de medios para poder llegar a la atención sanitaria y a los tanteos de detección precoz.

Baumgartner y su equipo elaboraron un estudio de salud pública de la mujer en el estado de Nuevo México, al que concurrieron 692 mujeres con cáncer de mama para explorar las diferencias de impacto entre las mujeres no hispanas y las hispanas.

También aseveró que "no está claro en qué medida influye el factor socioeconómico en esta diferencia de supervivencia étnica" y apuntó que, una vez analizados aspectos como el tipo de linfoma, se cree que la diferencia étnica en la mortalidad, "puede ser en su mayoría biológica".

Sobre las campañas publicitarias, se asevera en el citado estudio que para lograr que los mensajes sean eficaces deben ser  claros y simples. Si el público femenino queda bien informado, puede tomar sus propias decisiones y logrará  que éstas repercutan favorablemente en su salud.

Me gusta recordar una información, aparentemente trivial, que produjo más efecto que una campaña publicitaria destinada a la detección precoz del cáncer. En EEUU, la noticia del descubrimiento de sendos cánceres de mama en las esposas del presidente Ford y del vicepresidente Rockefeller, propició un aumento de este tipo de cáncer ya que las mujeres, alarmadas, acudieron a realizarse mamografías y así se detectaron cánceres que de otra forma no se habrían descubierto.

Clemente Ferrer
[email protected]