• Publica también que sólo un 0,53% de las ejecuciones fueron en vivienda habitual.
  • Y que hubo un 40% de daciones en pago en 2012 del número total de entregas de viviendas. 
  • El 85% de las hipotecas que dieron lugar a entregas judiciales de viviendas ocupadas en 2012, se originó en el año 2007 o antes de ese año. 
El Banco de España ha publicado este viernes una nota de prensa en la que ofrece algunas estadísticas sobre ejecuciones hipotecarias y daciones en pago en 2012. Los datos se han obtenido de una una encuesta a entidades bancarias que gestionan más del 85% del total del crédito hipotecario vivo concedido a hogares para la compra de viviendas. 

Pues bien, según el Banco de España, el número total de entrega de viviendas ocurrido en el año 2012 ha sido de 39.167, de ellas, 32.490, vivienda habitual. En proporción al número total de hipotecas a los hogares para adquisición de vivienda esto supone, respectivamente, un 0,58 % y un 0,53 %. 

Además, las daciones en pago supusieron en 2012 un 40 % del número total de entregas de viviendas (15.826), siendo el 43 % en relación a las entregas de viviendas habituales (14.110), afirma la entidad. 

Del total de entregas judiciales de vivienda (18.195), en un 84 % de los casos la vivienda estaba vacía en el momento de la posesión; en entregas judiciales de viviendas habituales (14.165), la vivienda estaba vacía en el momento de la posesión en un 83 % de los casos. 

El 85% de las hipotecas que dieron lugar a entregas judiciales de viviendas ocupadas en 2012, se originó en el año 2007 o antes de ese año.  

Con esta información, el Banco de España trata de lavar la mala imagen que se ha creado la banca entre los españoles por las ejecuciones hipotecarias o desahucios que han llevado a cabo las entidades bancarias, amparadas por una ley que cuenta con un siglo de antigüedad.

Pero aunque los datos son reveladores, no cuela: dicha ley solo favorecía a los bancos y no a los clientes o familias hipotecados. Los intereses de demora eran leoninos y no podías saldar tu deuda entregando las llaves al banco: o sea, no hay posibilidad de dación en pago, que sí la hay en otros países -y sigue sin haberla en España, tras la última ley aprobada por el gobierno del PP-, una injusticia. 

Andrés Velázquez
[email protected]