• La organización radical islamista se plantea ahora pedir perdón por los errores de Mursi.
  • Eso, después de haber dejado al país sumido en el caos.
  • Y de haber perseguido a los cristianos coptos.
  • El yihadismo permite la mentira para lograr objetivos políticos.
En Egipto, la organización islamista Hermanos Musulmanes parece que quiere cambiar de táctica. Según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm', esta organización está considerando la opción de reconocer las demandas de las protestas celebradas en el país el 30 de junio, que llevaron días después al derrocamiento del expresidente Mohamed Mursi (en la imagen) por los militares egipcios, y de pedir perdón por los errores del exmandatario.

¿De qué errores puede tratarse

Algunos de ellos los contaba Sidkhy Zakhary (sacerdote católico egipcio): "Todo lo que ha hecho (Mursi) ha sido en interés de los suyos. Hacía política a favor de sus amigos, no de Egipto". "En un año no ha hecho nada, nada de nada, por el bien del país". Pone como ejemplo, "la electricidad: con Mursi no estaba asegurada todo el día. Hoy sí, hay a todas horas. ¿Cómo se explica Porque antes Mursi tenía que asegurarla a sus amigos, a los palestinos de Gaza, mientras que el pueblo egipcio sufría. Este gobierno no ha hecho nada. Los servicios son cada vez más escasos, no hay trabajo. El pueblo se ha rebelado contra esta situación".

Por no hablar, claro está, de los ataques a los cristianos por parte del régimen de Mursi, como los que explicaba Kamal Kembel, copto ortodoxo y profesor universitario de El Cairo: "El gobierno de Mursi animaba a muchos radicales a atacar las iglesias y a perseguir a los cristianos en las calles".

Ahora, los Hermanos Musulmanes pretenden pedir perdón en un intento de volver a ganarse el favor de la población egipcia. Pero no hay que fiarse. Según explica Robert Spencer en el libro 'Guía políticamente incorrecta del Islam y las Cruzadas', el yihadismo permite la mentira para lograr objetivos políticos: "En la actualidad los yihadistas se han referido a la utilidad de las prácticas del engaño. Esto hay que tenerlo en cuenta la próxima vez que veamos en televisión a un portavoz musulmán profesando su amistad hacia los norteamericanos no musulmanes". "Desde luego que puede estar diciendo toda la verdad, o tal vez simplemente estar mintiendo".

Andrés Velázquez
[email protected]