• Aún así, el presidente de la patronal eléctrica confía en que este año no haya déficit de tarifa, es decir, en que el Industria les pague el crédito de 2.200 millones de euros con cargo a los PGE.
  • Pero avisa: con la caída en la retribución de la distribución las compañías no podrán invertir en el futuro.
  • Respecto al bono social, no está de acuerdo en que sólo lo paguen las cinco compañías de UNESA.

Eduardo Montes (en la imagen), presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA), se ha mostrado confiado en que el Gobierno abonará el crédito extraordinario de 2.200 millones de euros para el sistema eléctrico, aprobado por el Congreso, con el fin de evitar que este año haya déficit de tarifa.

Montes ha hecho referencia a este crédito después de participar este viernes en una jornada sobre la reforma eléctrica, organizada por el Club Español de la Energía (Enerclub).

Según el presidente de UNESA, el hecho de que haya o no déficit de tarifa dependerá de este crédito y de los 900 millones de euros de los sobrecostes extrapeninsulares que tienen que asumir los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

En dicha jornada, Montes ha referido que el déficit de tarifa acumulado a día de hoy es de casi 27.000 millones de euros, "que es un 2,7% del PIB, equivalente al total de la facturación del sector agrario español", ha añadido. También remitió a las declaraciones recientes del ministro de Industria, José Manuel Soria, diciendo que no habrá déficit en el sistema eléctrico en 2013 y que si lo hubiera se pondría en marcha un mecanismo para financiarlo.

El máximo responsable de UNESA ha comentado que "por supuesto que habría que quitar el déficit de tarifa" y que es un problema que el Gobierno actual ha heredado, pero que "tiene derecho a decir que es heredado una vez y luego tiene la obligación de solucionarlo". Apuntó que el Gobierno ha tenido una parte muy positiva al haber "cogido el toro por los cuernos" con la reforma energética, sin embargo, añadió que el Ejecutivo ha errado en la solución y "se ha perdido la oportunidad de tener una ley del sector eléctrico que todos demandamos, la gente del sector y los consumidores".

En este sentido, ha advertido que las empresas no podrán invertir en el futuro debido a la caída en la retribución de la distribución.

La energía eléctrica en España es "barata, dentro de lo que cabe", según Montes, que ha señalado que es la tercera más cara de toda Europa.

Para él hay cuatro medidas para que el coste de la energía fuera menor: que el recibo que pagan los ciudadanos recoja solo los costes del sistema (generación, transporte, distribución e impuesto), que el objetivo europeo energético 20-20-20 no sea solo monopolio del sector eléctrico, que se pongan en la mesa las prioridades y que se liberalice el mercado.
Al hilo del 20-20-20,

Montes cree que falta otro 20, el de la industrialización, "no se puede vivir absolutamente centrado en el medio ambiente".

Respecto al bono social, está de acuerdo en que exista, pero no en que solo lo paguen las cinco compañías de UNESA. Además en relación a la progresión de las compañías, ha referido que en 1998 el 90% del negocio de estas compañías estaba en España, mientras que ahora el sector eléctrico español solo supone el 30% de su negocio.  

Cristina Martín

[email protected]