• Según la CNMC, en los primeros nueve meses del año el déficit de tarifa alcanzó los 4.362 millones de euros.
  • En el seno del Ministerio no se aclaran. Primero era que sí lo habría, luego que no. ¿Lo último El ministro Soria admitió el pasado miércoles 20 que este año sería el último con déficit de tarifa.
  • Todo ello en plena tramitación de la polémica reforma energética.

Seguro que conocen las cajas de magia Borrás. Quien más quien menos ha tenido alguna a lo largo de su vida. Pues miren, lo del déficit de tarifa eléctrica va camino de convertirse en un nuevo truco. Nada por aquí, nada por allí… metemos el déficit de tarifa en esta caja, decimos las palabras mágicas y… ya no está. Los 4.362 millones de euros de déficit que, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se han generado hasta septiembre, han desaparecido. Así, por arte de magia.

Bromas aparte, lo que sí es cierto es que en el seno del Ministerio de Industria no se ponen de acuerdo. Primero fue el propio José Manuel Soria que el 4 de octubre afirmó que este año habría un déficit de unos 2.500 millones de euros. A los pocos días, su segundo, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, lo desmintió. A partir de entonces, Soria cambió su discurso. Había encontrado la solución al déficit de tarifa: negar su existencia. Hasta el pasado miércoles 20, que admitió que sí lo habría aunque 2013 sería el último año.

En definitiva, nadie se aclara. Tampoco el presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA), Eduardo Montes (en la imagen) que ha afirmado este lunes a Hispanidad que desde el Ministerio no le han podido confirmar aún si lo habrá o no en 2013. Además, a estas alturas nadie le ha asegurado que Hacienda vaya a aprobar un crédito extraordinario para hacer frente al déficit de este año.

Lo dicho, lo del déficit de tarifa es un misterio. Y la solución -al parecer, la única- está en la caja de magia Borrás. Nada por aquí, nada por allí... Una cosa sí está clara: la reforma energética es un fracaso.

Pablo Ferrer
[email protected]