• Ante la burla de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el ponente de la sentencia, Eduardo Espín, propondrá a la Sala actuar de parte.
  • No es que el Gobierno quiera chotearse del Supremo: lo que ocurre es que tiene miedo al chantaje del duopolio José Manuel Lara-Silvio Berlusconi.
  • Si les cierran canales seguirán golpeando al Ejecutivo en año electoral y hasta el final de la legislatura.
  • De hecho, la opción de Soraya consiste en quitarles ahora los canales y devolvérselos mediante un concurso… aproximadamente cerrado.
  • Y encima, RTVE en manos de Rubalcaba tras la desastrosa gestión del hombre de Soraya: González Echenique.
  • El Duopolio, y hasta RTVE, se lanzan a la yugular de Zarzuela, Moncloa y Génova. Con una excepción: Sáenz de Santamaría. Así se trabaja doña Soraya su carrera hacia la Presidencia del Gobierno.

Eduardo Espín (en la imagen) es el ponente de la sentencia del Tribunal Supremo que, hace año y medio, ordenaba el cierre de 9 canales de televisión digital terrestre (TDT): 3 de Antena 3 TV (Planeta-Lara), dos de Tele 5 (Mediaset-Berlusconi), dos de Veo TV (El Mundo) y dos de Net TV (ABC). Habían sido adjudicados ilegalmente, no por concurso público en tiempo y forma.

Pero el duopolio Tele 5-Atresmedia, que es quien ejerce el poder informativo en España, por tanto, el 50% del poder político, es decir, Lara y Berlusconi (más del 90% del mercado publicitario en TV) amenazó a Mariano Rajoy y a su segunda, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, con arremeter contra el PP… y el Ejecutivo se arrugó. De hecho, el chantaje es permanente, según la técnica acuñada por Juan Luis Cebrián y Pedro J. Ramírez en los tiempos en que la prensa era la que influía políticamente: si no me haces caso te daré dos bofetadas, si me lo hace te daré sólo una.

De hecho todas las baterías de Tele 5 (no necesita cambiar el punto de mira) y Antena 3 TV (algo sí que lo ha cambiado) apuntan contra el Gobierno, un día sí y otro también.

Pero volvamos a lo que podríamos llamar los hechos. En vistas de que el Ejecutivo no cumplía, el Tribunal Supremo (ponente de la Sala en el caso, Eduardo Espín) decide dar dos meses de plazo al Gobierno para que ejecute la sentencia. Ese plazo vence el próximo martes 18 sin que en el Consejo de Ministros de hoy viernes se haya tomado ninguna decisión al respecto. Así que Espín quiere proponer a la Sala actuar de parte, en otras palabras, que sea el propio Supremo quien ordene a las fuerzas de seguridad -puede hacerlo- cerrar los nueve canales. El cabreo del Supremo ha llegado justo hasta ahí.

No se preocupen, Soraya Sáenz de Santamaría, quien asegura tenerlo todo bajo control, empezó diciendo que podría burlar al Supremo. Cuando las cosas se han puesto duras, ha llegado a una solución (¿O salida) ecléctica: cerrará los canales y, al duopolio, no a los demás, a quien no teme, se les devolverá con un concurso cerrado. A dedo sería peligroso, dado que es el fundamento jurídico por el que el Supremo ha ordenado el cierre.

Pero ojo, Lara y Berlusconi no sueltan la presa: hasta que no recuperen los canales seguirán golpeando al Ejecutivo. Para eso son dos editores de derechas.

Que Soraya ha fracasado en su política informativa no es que lo diga Hispanidad. La primera que lo dice es Dolores de Cospedal, que está harta de avisar a Rajoy de que la televisión les hará perder el poder.

Porque al chantaje del Duopolio hay que añadir el desastre de 'Poli' González Echenique, nombrado por Iván Rosa, esposo de Soraya, como responsable de RTVE. Nunca como hoy, con el PP en Moncloa, Rubalcaba ha mandado tanto en RTVE. El Ente público está más progre que en tiempos de Zapatero. Cospedal insiste en cesar a Echenique, pero sobre el hombre del Gobierno en RTVE ocurre algo parecido a lo del bardo Asuranceturix: las opiniones sobre su gestión están divididas: Él piensa que es muy buena; los demás consideran que es un desastre.

Aunque ya saben que Soraya ha ganado algo: el Duopolio, y hasta RTVE, se lanzan a la yugular de Zarzuela, Moncloa y Génova. Con una excepción: Soraya Sáenz de Santamaría. Así se trabaja doña Soraya su carrera hacia la Presidencia del Gobierno.

Y llegan las elecciones europeas.

Eulogio López

[email protected]