Dos años de la victoria de Mariano Rajoy por mayoría absoluta.

Don Mariano es un progre de derechas. Eso significa que no ha movido un dedo en el derecho a la vida, que prolonga la matanza permanente de los no nacidos, es decir, los más inocentes y los más indefensos.

Ha mantenido el divorcio exprés de Zapatero, así como el homomonio. No sólo eso: ha reducido el cheque-bebé, la única media de apoyo a la familia de Zapatero y ha mantenido y potenciado el duopolio televisivo de Tele 5 y Atresmedia. La enseñanza privada sigue sometida a un cerco económico mientras la enseñanza de la religión está siendo relegada. Por último, el Gobierno Rajoy ha mantenido e incrementado su apuesta por la ideología de género, que es como el nuevo marxismo totalitario que tantos corazones infecta.

Balance económico: algo mejor pero en la línea pepera: avancemos pasito a pasito, en un universo repleto de complejos.

Rajoy ha optado por subir ingresos en lugar de bajarlos, ha mantenido altísimos los impuestos laborales y ha mejorado las exportaciones -su gran éxito- pero a costa de ganar competitividad por salarios. Vamos, que los salarios bajos son muy bajos en España. Del paro, mejor no hablar porque no precisa comentarios.

Y el mayor error económico del Gobierno, no obstante, ha consistido en trabajar para los rentistas en lugar de dedicarse a empresarios, profesionales y trabajadores. En otras palabras, se ha empleado -como todo Occidente pero el mal mucho resulta un mal consuelo- en salvar a la banca en crisis.

Pues bien, se ha gastado, y se va a gastar en salvar bancos mucho más que todos los recortes exigidos a los españoles para salir de la crisis.

Dicho esto, ¿caerá el PP dentro de dos años, como augura Rubalcaba cada día, para dar paso a un Gobierno socialista Yo creo que no. El PSOE se ha radicalizado con Rubalcaba aún más que con Zapatero, y en el PP están felices con esa radicalización.

Eulogio López

[email protected]