• El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha declarado culpable el concurso de Marsans.
  • Gerardo Díaz Ferrán, Ángel de Cabo y los herederos de Gonzalo Pascual deberán hacerse cargo de la deuda del grupo.
  • Ferrán, en prisión actualmente, ha sido inhabilitado por 15 años.
  • Y en noviembre será juzgado por irregularidades en la compra de Aerolíneas argentinas junto a Antonio Mata.
  • Presuntamente Air Comet-Marsans obtuvo un ayuda de 300 millones para pagar las deudas de la compañía, que no pagó, como tampoco declaró los beneficios obtenidos al fisco español.

El juzgado mercantil de Madrid número 12 ha declarado culpable el concurso de acreedores de Viajes Marsans, y ha inhabilitado durante 15 años al que fuera presidente de la CEOE, actualmente en prisión preventiva.

La sentencia implica que Gerardo Díaz Ferrán, Ángel de Cabo y los herederos de Gonzalo Pascual, ya fallecido, tendrán hacer frente a 400 millones de euros de deuda del grupo turístico. Todos ellos pierden cualquier derecho como acreedores concursales de la empresa y "deberán cubrir en su integridad el déficit patrimonial de Viajes Marsans". La magistrada que lleva el caso, Ana María Gallego, ya decretó el embargo de bienes de los afectados.

Díaz Ferrán, en virtud de la sentencia queda inhabilitado por quince años. No podrá administrar bienes ajenos ni representar a cualquier persona durante este periodo de tiempo.

Y mientras, ya se conoce la fecha en la que será juzgado Díaz Ferrán por el Caso Aerolíneas Argentinas: La Audiencia Nacional ha fijado para el 28 y 29 de noviembre el juicio al expresidente de la patronal empresarial española CEOE, Ferrán, y al expresidente de Air Comet Antonio Mata por un delito contra la Hacienda Pública, derivado de la compra de Aerolíneas Argentinas en 2001.

Entonces, la SEPI vendió el 92% de las acciones que poseía en Interinvest (propietaria a su vez del 92,1% de Aerolíneas Argentinas) a Air Comet- Marsans, que entonces presidía Antonio Mata y lo hizo a cambio de un dólar. El Estado español aportaba dinero, 300 millones de dólares, para que los compradores pudieran hacer frente a los pagos de los acreedores. No sólo no se pagó a todos los acreedores de forma regular, sino que no se declararon los beneficios fiscales derivados de la operación, un tema que fue ampliamente tratado desde  Hispanidad.

Los acusados debían de haber declarado una cuota de 99,04 millones de euros de Impuesto de Sociedades y la Fiscalía solicita ahora una pena de dos años de cárcel para Díaz Ferrán y Antonio Mata, así como  una multa conjunta de 99 millones de euros, en un procedimiento que inicialmente incluía también a Gonzalo Pascual, copropietario de Marsans, fallecido en junio de 2002.


Andrés Velázquez
[email protected]