Lo peor de las nuevas cifras de paro correspondientes al mes de enero es la reducción en la afiliación de trabajadores autónomos: 11.560 menos.

Las multinacionales ya no son multinacionales sino centros de poder que reparten franquicias de pequeñas empresas asociadas. Cada día más, las multinacionales son un conglomerado de empresas asociadas más pequeñas que medianas.

Luego están los altísimos impuestos laborales vigentes en España que producen el terror a contratar.

Así que si Mariano Rajoy fuera inteligente -virtud que se le presupone a los presidentes del Gobierno al igual que la valentía a los militares- reduciría los impuestos laborales para los cuentapropistas, hasta el mínimo posible, entendiendo por el mínimo un número inferior a 1. Pero no creo que Fátima Báñez, titular de Trabajo, esté en lo importante sino en lo urgente: salvar el agujero permanente de la Seguridad Social por mor de una población envejecida.

Cuando trabajas para ti mismo, tu productividad aumenta en grandes proporciones. No se admiten bajas laborales salvo por razones de causa mayor y no hay horarios para sacar adelante tu proyecto. Y si es necesario, no hay vacaciones. El pequeño propietario no sólo es el trabajador más eficiente sino el más independiente.

Por contra, Rajoy se dedica a fastidiar a los autónomos y a los profesionales, e incluso su titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, piensa que habría que subir su contribución a la Seguridad Social. Así cosechan su fracaso. No entienden el nuevo mercado laboral.

Eulogio López

[email protected]