• La operadora lanzó el terminal con sistema operativo abierto Firefox OS para hacer frente a Apple y Android.
  • Movistar da una vuelta de tuerca a Fusión: elimina la permanencia, venderá móviles libres e implanta el 4G en todos los contratos.
  • Gilpérez admite: "Éramos caros y la realidad es que se nos sigue viendo caros".

En apenas dos meses, Telefónica ha vendido más de 20.000 terminales del smartphone ZTE Open, con sistema operativo abierto Fireforx OS, desarrollado por Mozilla, que lanzó en julio de este año por 69 euros para hacer frente a los dos grandes sistemas que dominan el mercado: el iOS de Apple y Android. Las ventas incluyen las realizadas en España, Colombia y Venezuela.

"Es una súper grata sorpresa", ha afirmado el presidente de Telefóncia España, Luis Miguel Gipérez. "La idea es que se incluyan más marcas dentro de este concepto de terminal abierto", ha explicado. De hecho, para Gilpérez el proceso marcha a buen ritmo y confía en que antes de fin de año estén cerrados acuerdos con otros fabricantes.

Y una buena noticia para los que tengan un ZTE Open o piensen comprarlo: antes de fin de año podrán incorporar Whatsapp al terminal.

En cualquier caso, está claro que el mercado está demandando terminales inteligentes más baratos. Otro ejemplo reciente: el nuevo Iphone 5C que estará disponible en nuestro país en diciembre.

Pero la comparecencia, este miércoles, de Gilpérez ante los medios de comunicación tenía otro motivo: la presentación de la nueva estrategia comercial de la operadora. Concretamente, Movistar da otra vuelta de tuerca a Fusión, tras un año desde su lanzamiento.

Resumiendo: elimina la permanencia en los contratos –excepto aquéllos en los que haya una permanencia ligada a la compra del terminal-, venderá móviles libres y todos los contratos de móvil disfrutarán de 4G sin sobrecoste. La compañía espera que a finales de este año su red cubra casi el 50% de la población española.

Además, todas las modalidades de fibra óptica incorporarán gratis Movistar TV Mini, que incluye una selección de canales de cine y ocio.

Otro de los aspectos que ha resaltado Gilpérez es el de los call center, que la compañía ha trasladado a España en un 70% y confía en aumentar este porcentaje en 10 ó 15 puntos antes de diciembre.

Con todos estos movimientos, la operadora pretende, no ya ganar clientes, sino retenerlos. "El ajuste de la base de clientes terminará pronto", ha asegurado Gilpérez. "Nosotros éramos caros y la realidad es que se nos sigue viendo caros", ha admitido.

Pablo Ferrer

[email protected]