El Instituto de Política Familiar denuncia que el Presidente del Gobierno haya perdido la oportunidad de sacar la agenda de familia en el Debate sobre el Estado de la Nación y reitera los incumplimientos electorales en materia de familia. En realidad, ni Zapatero ni Rajoy sacaron el tema de familia en un debate que parecía más un sparring de boxeo que otra cosa. ¿La nación? Esa para catalanistas, preocupados en cosas tan nimias como el futuro de la energía nuclear.

Por su parte, la plataforma Hazteoir.org, lamenta que Rajoy tampoco haya sacado la agenda familiar al debate. Rajoy desaprovecha una oportunidad de oro para demostrar que quiere hacer políticas de verdadero progreso social en defensa y promoción de la familia y de la dignidad del ser humano, denuncia su presidente, Ignacio Arsuaga.

Y es que hace tiempo que los grandes partidos no rivalizan en temas de familia. Parece que la protección a la familia ha quedado ajena de la subasta política. Pero conviene recordar que España es un país familiar en el que familia sigue siendo ampliamente valorada por los españoles en las encuestas del CIS. Y no sólo eso : cada vez hay más grupos de presión familiaristas con una creciente fuerza social y mediática. Olvidar a la familia, además de una inmoralidad, es un gran error político.