• "La corrupción resta una enorme credibilidad a la acción política", ha apuntado.
  • Ministro Arias Cañete: "Los datos del sector agrícola reflejan que estamos en el inicio del proceso de recuperación".
  • Unos 1.500 directivos se dan cita en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga para transmitir optimismo en el proceso de recuperación de la crisis económica.

El ex presidente del Gobierno Felipe González (en la imagen) se está transformando, y es que desde que ocupa un puesto en el consejo de administración de Gas Natural Fenosa no parece tener las mismas ideas socialistas que cuando lideraba el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Una muestra de ello ha sido su intervención este jueves en una asamblea organizada por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). Allí González ha pedido al PSOE que cambie su discurso económico, "hay que ligar los salarios a la productividad", ha declarado, coincidiendo así con la opinión de la patronal Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Vamos, que ha pasado de Suresnes a la Escuela de Chicago.

González ha añadido que "hay que premiar al trabajador más productivo y profesional" y que debe haber una mayor liberalización en la contratación de trabajadores, que permita "variedad de contratos" para combatir el paro.

El vicepresidente de la CEDE, Ramón Adell, ha aprovechado la ocasión para preguntar a González sobre la corrupción, a lo que el ex líder socialista ha respondido que "la corrupción resta una enorme credibilidad a la acción política".

El encargado de inaugurar esta asamblea de la CEDE ha sido el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que se ha mostrado optimista, "los datos del sector agrícola reflejan que estamos en el inicio del proceso de recuperación", ha comentado. "El sector agroalimentario es uno de nuestros grandes pilares de la economía", ha añadido.

A esta asamblea de la CEDE en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga han acudido unas 1.500 personas, entre directivos, ejecutivos y políticos. Entre ellos, además de Felipe González y Miguel Arias Cañete, se encontraban, Isidro Fainé, máximo responsable de CEDE y del grupo La Caixa; César Alierta, presidente de Telefónica; Walter Ji, CEO de Huawei en España y Portugal; Rosa García, presidenta de Siemens España; Rafael Domínguez de Gor, máximo responsable del Grupo Mayoral; Francisco de la Torre, alcalde de Málaga y Elías Bendodo, presidente de la Diputación.

Cristina Martín
[email protected]