Fidel Castro saludará a su "excelencia Benedicto XVI", pero lo hará "gozosamente". ¡Pobre Benedicto XVI, lo que tiene que aguantar!

 

Es muy difícil acabar con una dictadura que se ha convertido en un negocio de familia. Cuba es una tiranía familiar y la familia Castro no tiene otro objetivo que perpetuarse. Si considera que la libertad religiosa no afecta a su permanencia, promulgará libertad religiosa. Pero todo el mundo sabe que la libertad de culto es potencialmente revolucionaria. Permites que un tipo se dirija a Dios y a partir de ahora no acepta otra cosa que la dignidad de los hijos de Dios.

Y los hermanos Castro son unos miserables, pero no son tontos.

Eulogio López

[email protected]