• Ahora posee el 9,9% de la entidad española.
  • Ya ha vencido el plazo para enajenar más títulos y la acción ha subido un 70% desde enero.
  • Los franceses han renunciado a hacerse con el control del banco del Jaime Botín y ya sólo buscan salir con plusvalías.
  • Entre otras cosas por los grandes problemas internos de la banca francesa.

Este martes hemos conocido que Crédit Agricole obtuvo un beneficio neto de 696 millones de euros en el segundo trimestre del año, esto es, 640 millones más que hace un año, cuando su filial griega tuvo un impacto negativo de 370 millones de euros. Ahora, tras la venta de Emporiki a la entidad griega Alpha Bank por un euro, ese impacto negativo ha desaparecido.

Pero vamos con lo que nos ocupa: la salida de Crédit Agricole del accionariado de Bankinter, del que todavía posee un 9,9%, y continúa siendo el segundo accionista de referencia tras Jaime Botín (en la imagen), que controla el 25%.

Como se recordará, en enero de este año, la entidad francesa vendió un 5,2% de su participación en el banco. La venta llevaba aparejado un acuerdo por el que la entidad se comprometía a no vender más títulos hasta pasados seis meses. Plazo que ha concluido a finales de este mes de julio. Además, la acción de Bankinter ha subido un 70% desde enero, una buena oportunidad para vender con plusvalías o, al menos, sin excesivas pérdidas.

Y es que los franceses han renunciado definitivamente a hacerse con el control del banco español y ya sólo buscan salir con plusvalías. Los problemas que atraviesan -a pesar de los beneficios anunciados- así lo aconsejan. Es más, los mercados continúan desconfiando de la banca francesa en general, cuya caída prevén para septiembre u octubre. Aunque Françoise Hollande afirma por activa y por pasiva que ha dejado atrás la recesión, lo cierto es que no ha hecho los ajustes bancarios necesarios. ¿El resultado Que las cuatro grandes entidades francesas están al borde del rescate.

Pablo Ferrer

[email protected]