• La custodia compartida deja de ser una excepción... pero tampoco será obligatoria.
  • Sáenz de Santamaría no aclara si Rajoy comparecerá en el Congreso.
  • Mutismo sobre las cooperantes liberadas.
  • La política exterior es cosa del Estado.
  • Plan PIVE III para mantener el sector del automóvil.
  • La patronal ANFAC también aplaude el nuevo ramal ferroviario de Almusafes.

En la comparecencia ante los medios posterior al Consejo de Ministros del vienes 19,a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría se le había borrado la sonrisa que siempre adorna su rostro. Bárcenas hace mella en el PP, eso está claro.

A su lado, el ministro de justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. A pesar de que su compañera de mesa había dicho hace una semana que se paralizaba la reformita de la tristísima Ley Aído, Gallardón insiste en que sigue adelante. En tres meses dice que está aunque hace un año dijo que también en tres meses. En cualquier caso, reducir el aborto eugenésico, un 1% de los abortos totales que se perpetran en España, no más.

Más reformitas Gallardón. Ya saben, en el buen camino, sí pero que suponen andar un metro sobre un recorrido de 100: nuevo Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental en caso de nulidad, separación y divorcio. Dos ideas: se lanza la mediación en casos de separación y divorcio. Buena idea, pero no mediación para evitar la separación sino para ponerse de acuerdo sobre el tratamiento de los niños. Cierto, algo es algo, pero el PP asume así la teoría zapateril con su famosa ley del divorcio exprés, una de las más dañinas del periodo socialista, que Fernández de la Vega interpretó de la siguiente guisa: a nadie hay que preguntarle por qué se divorcia. Es decir, que el contrato más fácil de romper en España es el más importante en la vida de las personas, aquel donde no ofrecen dinero o mercancías sino que se ofrecen a sí mismo.

Más reformitas: instaura la custodia compartida, algo que las feministas odian porque es un derecho lógico, reclamado por los padres separados desde hace años. La custodia compartida pasa con este anteproyecto de excepción a regla, pero tampoco será obligatoria. Por ejemplo, recalca don Alberto para manifestar su progresía: no en el caso de violencia de género. Como da la casualidad de que todas las desaprensivas del país mienten en los procesos de separación, las excepciones a la custodia compartida son muchas. Ya se sabe que si una mujer quiere obtener lo máximo, tanto en progenie como en patrimonio, en un proceso de divorcio lo que hace es alegar violencia de género y ya lo tiene todo.

Más medidas, nuevo plan PIVE III, inferior a los anteriores en cuantía, que acostumbra al mercado a vivir de las subvenciones para vender coches. Naturalmente, la patronal ANFAC aplaude. El peligro consiste en acostumbrar a todo un sector a vivir de la subvención permanente. Más interesante resulta que el Gobierno haya hecho caso a los constructores, que piden que las líneas férreas entren en las factorías y enlacen con los puertos de salida. Eso abarata mucho los costes y esto es lo que ha aprobado el Gobierno para Almusafes (Ford).

Caso Bárcenas. La vicepresidenta, sin sonrisa alguna, ni la sonrisa eléctrica ni la natural dice que no sabe si Rajoy va a intervenir y que no se ha planteado la sucesión de Mariano Rajoy porque va a agotar la legislatura.

Cooperantes liberadas. Gran colaboración con Médicos sin Fronteras pero seguimos sin saber si hemos pagado un rescate. De hecho, no sabemos ni quién las secuestró.

Otrosí: la política exterior es cosa del Estado. Es lo que se llama una norma tautológica. Las comunidades autónomas colaborarán pero no firman con el exterior otros acuerdos que los meramente administrativos.

Una pregunta del periodista Carlos Cué: ¿Se puede gobernar bajo la presión De Bárcenas Gobernar claro que se puede, Otra cosa es mantenerse en el Gobierno. Pero la respuesta es mía, no de la portavoz del Gobierno.

Eulogio López

[email protected]