• ¿Y con estos PGE 2014 mejorará la economía española La economía española sí, la economía de los españoles tardará un pelín más.
  • De hecho, la economía está mejorando, gracias a que los españoles se han ido a vender fuera y a pesar del Gobierno Rajoy.
  • El Gobierno de derechas anuncia bajadas de impuestos mínimas mientras mantiene las fortísimas subidas de impuestos de 2012.
  • Las cuentas del Estado para 2014 constituyen un fiel reflejo de la política económica del Partido Popular: sólo un pasito por legislatura.
  • Los ingresos tributarios están congelados,  a pesar de la subida de impuestos.
  • Y se acaba con la indexación. Bien está, aunque reinará la arbitrariedad de políticos y concesionarios.

El Consejo de Ministros del viernes 27 de septiembre, celebrado en Moncloa, representó la viva imagen de la política económica -o de cualquier otro tipo- del Partido Popular: caminan en la buena dirección pero al ritmo de un pasito -pequeño para no marearse- por legislatura. Por eso, la derecha española no tiene éxito: le acometen tantos complejos que necesitaría votantes que vivieran unos 500 años para poder contemplar el éxito de sus políticas.

Y así, los Presupuestos generales del Estado para 2014, que presentara el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Economía Luis de Guindos), fueron en esta línea: la previsión de ingresos crece poco más el 1%, la previsión de empleo neto, un 0,1% (lo que el ministro Guindos aprovechó para recordar que es el primer crecimiento de empleo neto desde el comienzo de la crisis, etc.

Pero ahí estaba Soraya Sáenz de Santamaría, la mejor retórica al norte del Tajo, para quien estos son los Presupuestos de la Recuperación. Y en efecto, en unos 100 años la recuperación de la economía española será una realidad.

Y el caso es que Montoro camina en la buena dirección. Es cierto, no se puede gastar más de lo que se ingresa. Ahora bien, como el déficit sí le corre prisa, porque vivimos pendientes de los mercados financieros, y éstos no nos prestan si seguimos teniendo un Estado tan generoso. En resumen, el problema de la política del PP -llamado partido de derechas y neoliberal- es precisamente que ha resultado una política socialdemócrata: subir impuestos y reducir los gastos pero poquito a poquito. Un liberal hubiera hecho lo contrario: reducir los gastos y no reducir las rentas, si las salariales, ni de la de profesionales ni las empresariales.

El resultado: hay que mantener los altos impuestos -pues los ingresos se congelan- mientras se prometen reducciones. Montoro pone como ejemplo la ley de emprendedores, y entiende por bajadas de impuestos las desgravaciones por reinversión o el hecho de que no haya que pagar el IVA hasta que se cobre la factura. Oiga, ministro, eso no es bajar los impuestos, es remediar una sarta de tomaduras de pelo de Hacienda al contribuyente.

¿Y con estos PGE 2014 mejorará la economía española La economía española sí, la economía de los españoles tardará un pelín más. Mejorará la economía española por dos razones: porque volvemos a ser atractivos para el extranjero: somos baratos.

Y también, sobre todo, porque, a pesar de lo difícil que lo pone el Gobierno, los españoles han decidido dos cosas: poner su propia máquina de facturar y vender en el extranjero lo que no pueden vender dentro. Así de sencillo. Y todo ello, no gracias al Gobierno, sino a pesar del Gobierno.

Dos medidas en paralelo hasta el primer borrador de Presupuestos: congelación de los salarios de los funcionarios y la desindiciación -o desindexación- (joé con el palabro). Esto significa que todos los servicios públicos de precios regulados -luz, agua, transporte público, contratos públicos, concesiones, etc., etc., etc.) no se ligarán a la inflación. Lo cual es bueno, pero también es verdad que se presta a la alianza, peligrosa, entre políticos y concesionarios contra el público.

Eulogio López

[email protected]