El Consejo Audiovisual Catalán (CAC) llevará a los tribunales a 13TV y a Intereconomía porque, según ellos, fomentan el odio hacia los catalanes.

Hombre, si hubiesen dicho odio contra los nacionalistas, todavía, pero contra los catalanes, para mí que no. Ya saben que hay dos tipos de personas: los buenos y los malos. Los buenos son los que no ponen demandas ante los tribunales salvo en ultimísimo recurso.

Además, queda muy fino eso de la incitación al odio, pero lo que quiere este consejo audiovisual contra la libertad audiovisual es, sencillamente, hacer de censor: que cierren las dos emisoras. En el caso de Intereconomía no hay mucho problema, ya está semicerrada. En el caso del canal cuyo accionista de referencia son los obispos la cosa ya es distinta.

Y sí, 13TV es muy pepera pero de ahí a incitar al odio...

Además, la cuestión de fondo es más peligrosa. No hay que odiar, ciertamente, pero esto de castigar la incitación al odio, constituye una de esas grandes estafas intelectuales de la sociedad de la información, es decir, la nuestra. Ejemplos: si criticas al feminismo estás incitando al odio hacia la mujer.

Si te opones al homomonio estás incitando al odio hacia los homosexuales. Si defiendes la propiedad privada estás incitando al odio contra los pobres, y si defiendes la libertad religiosa estás incitando al odio contra los agnósticos y librepensadores claros. Con un corolario: en todos esos casos.... debes ser castigado con la fuerza de la ley.

Cuidado con esa deriva totalitaria: la conculcación de derechos según el apoyo a otros derechos.

Eulogio López

[email protected]