• En declaraciones a Hispanidad, Luis Carbonell también pide que la religión sea "evaluable y de oferta obligatoria".
  • La Asociación mayoritaria de padres de alumnos no respalda la huelga del 24 de octubre por tratarse "de un día lectivo" y ha pedido que "no se perjudique más la educación de los alumnos españoles".
  • CONCAPA afirma que aunque la LOMCE "mejora la calamitosa legislación derivada de la LOGSE", sin embargo, "tiene importantes carencias que, si no se corrigen, la convertirán en una oportunidad perdida para mejorar sustancialmente la educación española".
Recientemente, en una entrevista en la SER, Mons. Martínez Camino, secretario y portavoz de la CEE, se refirió en una entrevista al papel de la religión en la ley educativa del ministro José Ignacio Wert y dijo que, a su entender, incumple los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede. Martínez Camino aseguró que la asignatura de religión "está mejor en la ley vigente" que en la que prepara el ministro.

Esos incumplimientos con el Concordato los resume en dos: "En educación infantil no hay Religión y en Bachillerato la Religión aparece como una más entre 14 optativas de las cuales los centros tendrán que elegir tres, por lo que muchos centros no la impartirán y muchos alumnos no la podrán elegir". Además, el obispo pidió que, aunque no esté al mismo nivel que las matemáticas y la lengua, compute: "Tiene que ser equiparable con las asignaturas fundamentales. Una asignatura que no se evalúa es un círculo cuadrado".

En parecidos términos se expresó poco después el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco.

En declaraciones a Hispanidad, el presidente de CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos), Luis Carbonell, ha señalado que la religión no ha sido tratada en la ley educativa que prepara el Gobierno del PP "como queríamos nosotros, que fuera planteada en igualdad de condiciones con las demás asignaturas,  es decir, que fuera una asignatura evaluable -como todas las demás- y de oferta obligatoria".

Carbonell ha añadido que "no queremos obligar a ningún padre a que elija religión si no quiere, pero tampoco queremos que un padre que quiere elegir religión para sus hijos no disponga de ella. Es decir, lo que defendemos es la libertad de enseñanza. Y en este caso, lo que pretendíamos -que no se ha conseguido- es que la clase de religión fuera de oferta obligatoria en todas las etapas, equiparable -y por tanto evaluable- a las demás asignaturas, y que además tuviera carácter estatal, y no como ahora parece que se plantea, que es dejarlo al arbitrio de las CCAA, con el riesgo de que dependiendo de cuál sea el signo político, así será tratada la asignatura".

Por otra parte, CONCAPA ha emitido un comunicado en el que explica las razones por las que esta Asociación mayoritaria de padres de alumnos -representa a más de tres millones de familias- no apoya la huelga de Educación el próximo día 24 de octubre por tratarse "de un día lectivo" y ha pedido que "no se perjudique más la educación de los alumnos españoles".

En el comunicado, CONCAPA afirma que "aunque la LOMCE mejora la calamitosa legislación derivada de la LOGSE que nos ha llevado a una tasa de abandono y fracaso escolar de los más altos de Europa, tiene importantes carencias que, si no se corrigen, la convertirán en una oportunidad perdida para mejorar sustancialmente la educación española".

Y a continuación detalla sus propuestas, como "ofrecer mejoras sustanciales en los niveles de Infantil y Primaria si queremos evitar el fracaso en la ESO" o "garantizar el apoyo y dar respuesta a la demanda social de plazas escolares en los centros concertados", entre otras muchas.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]