• El inicio será en el corporativo central con un ERE de 222 personas, el 48% de la plantilla de esa división.
  • Ahora bien, el propósito de Juan Béjar es reducir a la mitad los 4.000 trabajadores de estructura -no operativos- de todas las unidades del grupo.
  • De esos 4.000 casi la décima parte supera los 65 años de edad.
  • Y es que el principal problema de la compañía que preside Esther Alcocer es la macrocefalia.

En FCC no sobran trabajadores, sobran trabajadores de estructura, es decir, directivos y empleados de las distintas unidades del grupo. En total,  unos 4.000.

Incluidos en esos 4.000 están los 460 empleados y directivos que trabajan en los servicios centrales corporativos, con sede en el barrio de Las Tablas, en Madrid, y que se van a ver afectados por un ERE de 222 personas, el 48% de la plantilla. Es lo que ha hecho saber la compañía este lunes y lo que ha criticado el sindicato UGT, que tacha la medida de "absolutamente desproporcionada". Las negociaciones comenzarán este mismo martes.

Ahora bien, el problema de FCC no está en los servicios centrales corporativos sino en el elevado número de trabajadores de estructura de cada división, donde se acumulan, como hemos indicado arriba, unos 4.000 empleados/directivos. El Ceo Juan Béjar (en la imagen) lo sabe y está dispuesto a poner remedio a la macrocefalia que sufre el grupo.

Su propósito, lograr reducir a la mitad esos 4.000 trabajadores de estructura, es decir, prescindir de unos 2.000. Por cierto, de esos 4.000, casi la décima parte superan los 65 años de edad. Sin embargo, aún no quieren jubilarse.

En pocas palabras, en FCC no sobran los que recogen la basura por ejemplo, de Madrid, sino los que los dirigen.

Pablo Ferrer

[email protected]