• UGT pagó viajes de Cándido Méndez con un «bote» de facturas falsas.
  • Alaya ordena también el ingreso en prisión de tres detenidos en el caso 'Madeja'.
  • La juez 'preimputa' de nuevo a Chaves y a Griñán en el caso de los ERE.

Comienza, o más bien sigue, el espectáculo de los ERE en Andalucía. Varios agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil están practicando un registro en la sede de UGT en Andalucía en la capital sevillana, en una operación ordenada por la juez Mercedes Alaya. Fuentes de la investigación señalan que el operativo está relacionado con la gestión de los fondos públicos de financiación supuestamente desviados para otros fines.







Los agentes, varios de ellos de paisano y otros de uniforme, se han presentado poco antes de la once de la mañana en la sede de la central sindical, que está siendo investigada por el supuesto desvío de fondos de formación a otros fines.







Por el momento, la Guardia Civil impide el acceso de los trabajadores del sindicato al edificio, en la calle Antonio Salado de la capital andaluza, así como el paso de peatones y vehículos por la céntrica vía.







Por estos hechos dimitió hace unas semanas el entonces secretario general del sindicato en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla.







Y según informa ABC, UGT Andalucía pagó estancias de Cándido Méndez en cuatro hoteles de Sevilla, Málaga y Granada entre julio de 2008 y marzo de 2012 con un saldo positivo o «bote» que acumuló con un proveedor de confianza, Viajes Macarena, a partir de las facturas falsas e infladas que endosaba a la Junta de Andalucía para justificar subvenciones.







ABC tiene en su poder las facturas de las estancias en cuatro hoteles de cuatro estrellas donde se hospedó el histórico dirigente que la organización defensora de los trabajadores pagó con el bote que manejaba a su antojo UGT-A a costa del presupuesto andaluz.







Además, la juez Mercedes Alaya -que no para de trabajar- ha ordenado también el ingreso en prisión de tres de los cinco detenidos en la segunda fase de la operación 'Madeja', en la que la magistrada investiga si el exdirector del área de Vía Pública y exasesor del grupo socialista en el Ayuntamiento de Sevilla Domingo Enrique Castaño pudo recibir dádivas a cambio de la concesión de contratos de mantenimiento a las empresas Fitonovo y Fiverde.

Otro hecho que demuestra que esta juez trabaja mucho es que este jueves ha vuelto a 'preimputar' a los ex presidentes de la Junta de Andalucía socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el caso de los ERE fraudulentos, junto a cinco ex consejeros. Esto responde al recurso que interpuso la Fiscalía Anticorrupción, que solicitaba un nuevo auto donde se concretaran mejor los hechos que atribuía a los mencionados, y que la Audiencia Provincial de Sevilla estimó la semana pasada. Alaya no ha retrasado la cuestión y ha vuelto a redactar un auto, en el que de nuevo 'preimputa' a estos cargos públicos. Habrá que esperar para ver lo que sucede. 







Andrés Velázquez



[email protected]