• Este alemán trabaja para Cerberus, el mayor fondo buitre del mundo, para Goldman Sachs, el banco de inversión con peor fama incluso entre los bancos de inversión… e incluso para Juan Luis Cebrián.
  • La CNMV de Elvira Rodríguez ha estrechado el cerco a la compañía.
  • El grupo ha reconocido errores contables en sus cuentas de 2012. En lugar de 104 millones de euros, en 2012 perdió 134 millones.

Oliver Zugel (en la imagen) fue el director de operaciones de Codere entre septiembre de 2001 y diciembre de 2006, cinco años y cuatro meses. En noviembre de 2008 fundó Spring Capital, "compañía asesora e inversora especializada en el sector de juego a nivel internacional. Colabora en proyectos estratégicos a nivel de Consejo y de Alta Dirección con operadoras de juego y fondos de inversión líderes en sus respectivos mercados", según consta en su perfil de Linkedin.

Entre los clientes de Zugel, lo mejor de lo mejor: Cerberus, el mayor fondo buitre del mundo; Goldman Sachs, el banco de inversión con peor fama del mundo, incluso entre los propios bancos de inversión… y Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA.

Pues bien, Codere, en su desesperación, ha contratado a este alemán para buscar una solución a la difícil situación que atraviesa. Lo dijimos a finales de mayo, tras la publicación de las cuentas del grupo: falta liquidez, falta un ejecutivo profesional que lleve las riendas de la gestión y, además, los hermanos Martínez Sampedro -dueños de la empresa- están divididos.

El negocio no marcha. En Argentina se han renovado las licencias a precio de oro. En México se llevan mal con su socio local, ex socio de Bwin, y en España la crisis ha cerrado el 20% de los bares.

A todo esto hay que unir la llegada de Elvira Rodríguez a la CNMV. La Comisión ha estrechado el cerco a la compañía y no le va a permitir locuras en busca de liquidez. Locuras como la emisión de bonos de alto rendimiento -tipo preferentes- a inversores internacionales, sobre todo norteamericanos con sede en Las Vegas, acostumbrados a financiar empresas del juego. Estos fondos, como se pueden imaginar, no dejarán que 'muera' su inversión así como así. Darán la batalla hasta el final.

Además, la CNMV ha obligado al grupo a reformular sus cuentas de 2012. Había cosas que no cuadraban del todo, y tras la corrección de los errores contables, Codere ha confirmado que en realidad no perdió 104,7 millones de euros, sino 134 millones.

Miriam Prat

[email protected]