Sr. Director:
Hace dos meses John Micklethwait, director de The Economist, en unas declaraciones al periódico El Mundo y en su libro "God Is Back" hacía estas declaraciones.

Afirma que la forma en la que se están creando casas-iglesias por todas partes en China es sorprendente y que hay más personas que van a Misa los domingos que miembros del partido comunista. Es un aire fresco que nos viene de Asia.

En España tendrían que aprender los laicistas que nos vienen atiborrando con lo que ellos deciden que va a ser relevante o no relevante en la sociedad (siempre lo que ellos quieran). Quieren una cultura sin religión, negando de esta forma el derecho a la libertad religiosa y a la manifestación religiosa. Quieren que el ciudadano no imponga a los demás sus propias convicciones cuando ellos nos están imponiendo ésta. Nos están perdonando continuamente. Están legalizando cosas que se acaban imponiendo como modelo (¡qué bien lo saben!).

El propio Jürgen Habermas, al que se le ha acusado de traicionar la función positiva del laicismo, ha afirmado hace cinco meses que el "cientificismo naturalista" que se profesa en este laicismo está desacreditando las doctrinas de fe por considerarlas científicamente infundadas y es eso lo que estamos soportando los creyentes cediendo ante estas posturas laicistas y dándole cancha a esos "cuentos de hadas para personas mayores".

Juan Mateo Ruano de la Haza

[email protected]