• Pero hay muchos problemas para los bancos extranjeros en China: estrictas regulaciones, proteccionismo, nacionalismo económico, inseguridad jurídica, corrupción...
  • El BBVA decidió vender el 5,1% del chino Citic y reducir su participación del 15% al 9,9%.
  • Y el Santander adquirió el 8% del capital de Bank of Shanghai.
Las autoridades chinas han aprobado la creación de cinco nuevas entidades bancarias con participación de capital privado en el marco de un programa piloto dirigido a liberalizar el sector financiero en el país, según anunció en rueda de prensa el presidente de la Comisión Reguladora de Banca, Shang Fulin.
Según los planes del Gobierno chino, cada una de las entidades bancarias contará al menos con dos accionistas privados y estará sujeta a la misma regulación que el resto de bancos comerciales que operan en China.
Además, China planea liberalizar la tasa de depósito fijada por las entidades chinas en uno o dos años, según ha indicado el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan. "La liberalización de la tasa de depósito está en nuestra agenda, creo bastante probable que se lleve a cabo en uno o dos años", dijo el banquero central chino.
De este modo, Pekín avanza un nuevo paso en la reforma y apertura de su sector financiero -en esa mezcla entre capitalismo y comunismo-, después de haber liberalizado en julio las tasas de préstamo.
Sin embargo, la experiencia de empresas españolas y occidentales en el gigante asiático no es tan halagüeña como pudiera parecer. Los analistas coinciden en que el potencial para la banca en China es enorme, sin duda, pero hay muchos problemas: estrictas regulaciones, proteccionismo, nacionalismo económico, inseguridad jurídica, la corrupción...
Si buscamos ejemplos de bancos españoles en China, vemos que el BBVA, tras varios años como accionista del CITIC, en octubre de 2013 decidió vender el 5,1% de Citic y reducir su participación del 15% al 9,9%. 
Por su parte, Banco Santander en diciembre de 2013, alcanzó un acuerdo de colaboración con Bank of Shanghai (BoS) y ha adquirido el 8% de su capital en manos hasta ahora de HSBC, lo que le convierte en su segundo accionista. Invirtió en la operación 470 millones de euros. 
Pero ojo con los chinos, que una vez que te asocias a ellos, te copian la forma de trabajar y te mandan a tu casa...
José Ángel Gutiérrez
[email protected]