• La exdirectora de mujeres de la ONU quiere introducir en Chile la ideología de género y sus postulados más importantes: aborto y matrimonio homosexual.
  • Por contra, la segunda candidata en las encuestas, Evelyn Matthei, rechaza ambas propuestas.
Se acercan en Chile las elecciones presidenciales del 17 de noviembre en la que por primera vez no es obligatorio votar.

También se eligen los miembros del Parlamento y los Consejeros Regionales. Más de 13 millones y medio de chilenos están llamados a votar en las urnas, aunque se espera que voten unos nueve millones de personas.

La candidata socialista Michelle Bachelet (en la imagen) -del partido Nueva Mayoría-, quien ya gobernó el país entre el 2006 y 2010 y fue directora de ONU Mujeres desde 2010 hasta 2013, obtiene en algunas encuestas más de la mitad de los votos, suficientes para que no hubiera una segunda vuelta.

Sin embargo, otros sondeos afirman que Bachelet  lograría un 32 por ciento de los votos y tendría que enfrentarse a la oficialista de centro-derecha Evelyn Matthei, con un 20 por ciento, en una segunda vuelta. 

La candidata de la derecha -La Alianza-, Matthei, obtiene en otras encuestas un 14%, aproximadamente. Otros candidatos, peor situados, son Franco Parisi, Marco Enríquez-Ominami, Marcel Claude, Ricardo Israel, Alfredo Sfeir y Roxana Miranda.

En lo que respecta a la defensa de los valores no negociables, establecidos por Benedicto XVI y que un católico debe tener en cuenta a la hora de votar  -vida, familia, libertad de enseñanza y bien común-, la socialista Michelle Bachelet hizo público durante la campaña su Plan de Gobierno en el que incorpora la legalización del aborto y abrir las puertas al matrimonio homosexual mediante el cambio a una nueva Constitución, en la que "confluyan las tradiciones constitucionales liberal, democrática y social".

Utilizando una serie de eufemismos, su Plan de Gobierno promete promover políticas a favor de los llamados "derechos sexuales y reproductivos" que incluye la "despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en caso de peligro de la vida de la madre, violación o inviabilidad del feto".

El Plan de Bachelet también ofrece una educación sexual "laica y humanista" y "la disponibilidad efectiva de métodos anticonceptivos, incluyendo la anticoncepción de emergencia", recogía Aciprensa. Es decir, toda la artillería que el Nuevo Orden Mundial quiere imponer en todos los países hispanoamericanos, basada en la ideología de género, para realizar una ingeniería social contra la ley natural.

Enfrente se sitúa la otra candidata, Evelyn Matthei -de La Alianza-, cuyo partido ha reiterado el rechazo hacia una posible legislación del aborto y del matrimonio homosexual. "La candidatura de Evelyn Matthei es contraria al aborto en todas sus formas y aunque somos partidarios de avanzar en las políticas del Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), somos contrarios, por supuesto, al matrimonio homosexual", enfatizó el senador de Renovación Nacional -uno de los partidos de la coalición de La Alianza- Francisco Chahuán, recogía Europa Press.  

En Chile, Hispanoamérica se juega mucho este domingo 17 de noviembre.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]