Gran fiesta en el Monasterio de Yuste. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (en la imagen), recibe el premio Carlos V a la construcción Europea, con el Príncipe Felipe de Borbón y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como turiferarios del hombre de Bruselas.

Y entonces, Rajoy (¿Quién te escribe los discursos, Mariano) se nos hace kantiano, y cita al 'torrante', filósofo alemán Kant, uno de los hacedores intelectuales del actual desastre mundial, que "el hombre es el único ser que se trasciende a sí mismo".

¡Venga ya, Mariano! El hombre es un ser trascendente porque ha sido creado trascendente por Dios, con alma (ésta es la razón, querido Mariano, por la que el hombre progresa y las ratas no). Este es el problema de Europa, que no es fiel a sí misma. Europa y toda la civilización occidental es una creación del Cristianismo. El problema es que Europa se esa descristianizando y Barroso ya se definió a sí mismo cuando permitió que quien iba a ser su número dos, el italiano Rocco Buttiglione, por la imperdonable condición 'ultra'. Es decir, de cristiano.

Mientras se celebraba la magna reunión y don Felipe desgranaba los tópicos sobre el inadmisible paro juvenil (sin proponer solución alguna: ¿Quién le redacta los discursos, Alteza), el Parlamento europeo a lo suyo. Es curioso, RTVE entrevistaba a Durao Barroso con motivo de su elección. Le preguntaban por el secesionismo catalán y Barroso respondía que era un asunto interno de España. Muy diplomático y muy lógico. Sólo que en ese mismísimo momento, el Parlamento discutía la reforma del aborto en España. Miren por dónde, al parecer la inicua ley del PP no es asunto interno de España.

Y no se ilusionen: la tónica del debate en el Europarlamento era la misma que en España: las posturas de dividen en dos: la derecha que permite asesinar a 100.000 inocentes por año y la izquierda que quiere asesinar a 120.000. Algo parecido a lo del bardo Asuranceturix, sobre el cual, las opiniones también estaban divididas en dos: él piensa que es genial, los demás que es un pelmazo.

Esta es la Europa que estamos haciendo: kantiana y homicida. Ese es el problema.
Eulogio López

[email protected]