• El director del FROB ya se dirigió por escrito a los perdedores de Novagalicia. Ahora se ha puesto en contacto directo con ellos.
  • El Gobierno juega de farol: quiere muchos postores interesados en la entidad porque la tercera subasta no puede fallar.
  • Mientras, en el Banco de España se impone la tesis del troceamiento. Pero ojo, no geográfico, sino entre una CX buena y otra mala.
  • La mala, claro está, se la comería el FROB.
  • Y Caixabank sigue apostando por la red en Cataluña... mejor que la del resto de España.

Decíamos ayer que el director general del FROB, Antonio Carrascosa había enviado una carta a los fondos norteamericanos (sólo dos, JC Flowers y Guggenheim que se habían interesado por Novagalicia Banco para que no se desanimaran y acudieran a la subasta (tercera subasta) de Catalunya Banc.

Ahora ha hecho algo más. Ahora se ha puesto en contacto directo con ellos para que hagan un nuevo análisis de la entidad catalana.

Y es que el Gobierno español juega de farol. No puede fracasar en la tercera acometida y necesita cuantos más postores mejor. Ahora bien, cerrado oficialmente el rescate bancario el FROB no puede permitirse más ayudas a la banca en crisis ni a los bancos que comprar entidades quebradas. Por eso mismo, en el FROB y en el Gobierno se impone la idea del troceo de Catalunya Banc.

Ojo, no troceo territorial, como se pensó en el pasado, sino troceo entre una parte buena y otra mala, José Carlos Pla (en la imagen) ya trabaja en separar la parte buena de la entidad de la tóxica. La mala, claro está, se la queda el FROB y nos la tragamos entre todos. La buena sería que saldría a subasta.

Probablemente, la parte mala no bajará de la tercera parte de un balance de 70.000 millones de euros.

Y si de geografía hablamos, no olvidemos que Caixabank pretende, en una maniobra defensiva, sobre todo para que no entre el Santander, hacerse con la red de Cataluña. Además, las sucursales catalanas son mejores que las del resto de España en el caso de CX. No olvidemos que las cajas en expansión crecieron más apalancadas, con pocos depósitos y muchos créditos, sobre todo promotores e hipotecas de particulares.

Eulogio López

[email protected]