• Soraya Sáenz de Santamaría anuncia que el Gobierno del PP impugnó en mayo de 2012 ante el Tribunal Supremo una cláusula del Castor que consideraba abusiva.
  • Se trata del artículo 14 de la concesión del Gobierno ZP a ACS.
  • Según ese artículo, en caso de negligencia de la concesionaria, ¡la empresa recibiría como indemnización el valor residual de la concesión!

En mayo de 2008, pocos días después de asumir la cartera de Industria, Miguel Sebastián (en la imagen junto al ex presidente Zapatero) le hizo un regalo -más bien, regalazo- a su amigo Florentino Pérez, presidente de ACS. Le concedió, vía Real Decreto 855/2008 la "explotación para el almacenamiento subterráneo de gas natural denominado Castor". Para los detallistas, la concesionaria era Escal UGS SL, de la que ACS posee el 60%.

El caso es que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado este viernes, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el Gobierno denunció ese Real Decreto el pasado 11 de mayo de 2012 ante el TS.

Concretamente, denunció el artículo 14, en el que se establece que, en caso de negligencia o dolo imputable a la empresa concesionaria, la propia empresa recibiría como indemnización el valor residual de la concesión. Es decir, si se trata del principio de la concesión, sería el valor casi total de la misma.

"Se entendió que el mismo principio de justicia impide reconocer compensación alguna cuando la extinción deriva de culpa o dolo", ha afirmado Sáenz de Santamaría que, sin duda, quería hablar del tema.

Está claro que hay maneras y maneras de hacer negocios. La de Florentino es, a todas luces, una de las mejores o, al menos, una de las más seguras: si cometo negligencia o dolo no pasa nada, viene el Estado y paga los platos que he roto por mi culpa.

Pablo Ferrer

[email protected]