Elosua dijo este martes que dice que un chivatazo de un policía le alertó de la detención de un etarraHoy, miércoles, ha proseguido el juicio contra el ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamies y el exinspector de Álava José María Ballesteros por revelar secretos y colaborar con ETA como presuntos responsables del chivatazo, que desmontó un dispositivo contra el aparato de extorsión de la banda.

El que era jefe de la Brigada de Información de San Sebastián, cuando el 4 de mayo de 2006 el chivatazo frustró una operación contra ETA, Manuel R, ha declarado este miércoles como testigo y ha afirmado que dicho operativo contra ETA era una "ficción" y en realidad no se iba a producir ese día.

Según las acusaciones, Pamies envió al bar Faisán a Ballesteros, quien le entregó un móvil a su dueño, Joseba Elosua, a través del cual el ex jefe superior le alertó de la operación, en la que se iba a detener a un miembro del PNV, para no complicar la delicada situación política en plena tregua de ETA.

Lo más importante del juicio hasta el momento se produjo ayer martes: el miembro del aparato de extorsión de ETA y dueño del bar Faisán, donde se produjo el chivatazo de una operación policial contra la banda, Joseba Elosua, reconoció que una persona le alertó por teléfono de que se iba a detener a un etarra que conocía y que entonces sospechó que la llamada provenía de un policía.

Pero veremos en qué queda todo esto...

Andrés Velázquez
[email protected]