El magistrado les acusa de apropiación indebida, administración desleal y delito societarioEl juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha decretado la apertura de juicio oral para el exdirector general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Roberto López Abad y el expresidente de la Comisión de Control de la caja Juan Ramón Avilés a los que ha concedido un plazo de 24 horas para depositar una fianza por responsabilidad civil de 1,9 y 6,6 millones de euros respectivamente.

El magistrado acusa a ambos de apropiación indebida, administración desleal y delito societario y añade, en el caso de Avilés, un cuarto delito, de otorgamiento de contrato simulado. Los dos están acusados de fomentar el cobro de dietas abusivas y participar en la concesión de préstamos irregulares.

López Abad se enfrenta a penas de entre 4 y 14 años de prisión mientras que Avilés podría ser condenado a entre 2 años y seis meses y 16 años y seis meses de cárcel, de acuerdo con los escritos de acusación provisionales presentados por la Fiscalía Anticorrupción y la propia CAM a través del Fondo de Restructuración Ordenado Bancario (FROB).

En el fondo de este caso subyace, como hemos explicado, esta idea: la CAM cayó por concesión negligente o dolosa de créditos.

Pero también es bueno que se depuren las responsabilidades -también de los políticos- de la nefasta gestión de las cajas de ahorro.

Andrés Velázquez
[email protected]