Diputados conservadores y también laboristas se oponen al proyecto de leyEl primer ministro británico, David Cameron, se ha empecinado en aprobar el matrimonio homosexual o antinatural y eso pese a que le está quitando votos entre los conservadores británicos. Cameron se empeña en ello, quizá para no quedar por debajo en el escalafón de los 'progres' de Europa, inaugurado por José Luis Rodríguez Zapatero y seguido por el actual presidente francés, Hollande (con una gran oposición social en Francia, por cierto).

El caso es que Cameron defiende este lunes su proyecto de ley sobre el matrimonio homosexual en el Parlamento británico. Y resulta que hay diputados conservadores que se oponen a esta ley pero también laboristas, informan agencias. Por eso la votación de esta tarde, que se se produce tres meses después de la aprobación de un primer borrador de la Cámara de Diputados, es crucial.

Pero Cameron, erre que erre, quiere aprobar esa ley, pese a que este fin de semana, unos treinta presidentes y expresidentes de grupos conservadores en distintas regiones del país enviaron una carta a Cameron para manifestar su preocupación por su respaldo al proyecto de ley sobre el matrimonio homosexual, que está en curso en el Parlamento.

En la carta, las bases "tories" advierten de que el respaldo del liderazgo al proyecto de ley llevará a los votantes conservadores a apoyar al antieuropeo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) en los próximos comicios generales. Además, se afirma que la negativa de Cameron a escuchar "la opinión de las bases está haciendo que dejen el partido aquellos que antes eran conservadores leales".

El presidente del "Conservative Grassroots", Bob Woollard, dijo el domingo a los medios británicos que el proyecto de ley "ha sido un desastre" y "ha llevado a miles de votantes a respaldar al UKIP". El ideal de "la familia basada en el matrimonio" está en el "corazón" del Partido Conservador, en opinión de Wollard. "Esto hace que ganar las próximas elecciones sea virtualmente imposible. Por el bien de nuestros niños, también deberían fortalecer el matrimonio convencional".

Andrés Velázquez
[email protected]