• La Santa Sede se compromete a "combatir de manera más enérgica la prostitución y el material de este tipo en internet".
  • Un congreso evidenció la necesidad de un mayor apoyo de la Iglesia ante la gravedad del problema del tráfico de seres humanos y la explotación.
  • El Congreso concluyó: "La trata de personas constituye un crimen escandaloso contra la dignidad humana y una violación grave de los derechos humanos fundamentales".
  • El 60% de las víctimas son niñas.
Según el reciente informe 'UNODC 2012 Report on Trafficking', se estima que cada año alrededor de 2 millones de personas son víctimas del tráfico sexual, de las cuales el sesenta por ciento son niñas.

El tráfico de órganos de seres humanos afecta en cambio a unas 20.000 personas, a las cuales, con diferentes formas de engaño se les extraen de forma ilegal órganos como el hígado, el riñón, el páncreas, la córnea e incluso el corazón.

Los días 2 y 3 de noviembre se celebró en Roma el Congreso 'La trata de personas: la esclavitud moderna', del que los expertos extrajeron 49 propuestas, presentadas en la Sala de Prensa del Vaticano.  Participaron en la rueda de prensa Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias; el director del Centro estudio del Gobierno, Empresa, Sociedad y Economía, Juan José Llach; el presidente de la Federación de las Asociaciones de Médicos Católicos (Fiamc), José María Simón Castelví, y el director de la oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi.

El Congreso se celebró gracias al impulso del Papa Francisco. El canciller de la Academia de las Ciencias, Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, explicó su carta manuscrita: "Marcelo: Creo que sería bueno tratar sobre trata de personas y esclavitud moderna. La trata de órganos puede tratarse en conexión con la trata de personas. Muchas gracias. Francisco". Indicó que sobre este tema "el papa Francisco tiene una particular sensibilidad y por este motivo calificó como 'precioso' el material fruto de nuestro simposio'.

Sánchez Sorondo explicó también que "en el interior del problema está el tráfico de personas con finalidad de explotación sexual" y añadió que "hemos observado una nueva actitud muy radical contra la prostitución" en la línea de lo que Benedicto XVI había solicitado al embajador Alemán ante la Santa Sede. O sea que hoy es necesario "combatir de manera más enérgica la prostitución y el material de este tipo en internet" y que "la Santa Sede se ha comprometido a seguir esto con energía".

Mons. Sánchez Sorondo indicó que la línea general entre relatores y observadores evidenció la necesidad de un mayor apoyo de la Iglesia ante la gravedad del problema del tráfico de seres humanos y la explotación. Y que esto era necesario porque "los que más han logrado imponerse en el mundo de la globalización, fue la criminalidad".

Subrayó que todos han indicado el lado negativo de la globalización de la indiferencia y en la propuesta final se ha hablado de organizar una nueva red "y esto veremos cómo se podrá hacer", indicó Sánchez Sorondo, si bien reconoció que la amplitud de la iniciativa es superior a los medios de la Pontificia Academia de las Ciencias.

"A nadie se le ocurre negar hoy -se indicó durante el congreso- que la trata de personas constituye un crimen escandaloso contra la dignidad humana y una violación grave de los derechos humanos fundamentales, además de ser un evidente acelerador de lucro criminal en nuestra centuria".

"Algunos observadores sostienen que en pocos años la trata de personas superará el tráfico de drogas y de armas y se convertirá así en la actividad criminal más lucrativa del mundo", denunciaron.

Por otra parte, "la trata sexual internacional no se limita a las zonas pobres y subdesarrolladas sino que se extiende virtualmente a todas las regiones del globo. Mientras que los países con una vasta (y a menudo legal) industria sexual engendran la demanda de la trata de mujeres, jóvenes y niñas, los países económicamente deprimidos proporcionan mayormente el suministro.

Es en estos últimos donde los traficantes pueden reclutar con mayor facilidad", concluyeron.

Andrés Velázquez

[email protected]