Deberíamos escribir un tratado sobre lógica abortera. En Irlanda el muy católico gobierno del primer ministro Enda Kenny ha aprovechado su poder para implantar el aborto ante amenaza de suicidio materno. Un chiste muy bueno. Trágico, pero muy chistoso-. Lo de Asterix: si no me da jabalí, dejo de respirar.

Y ahora Brasil. Los brasileños son más vitales que los irlandeses aunque un punto menos civilizados. Así, el Gobierno de doña Dilma Roussef ( en la imagen) ha decidido que, en lugar de proteger a la mujer contra la violación y perseguir a los violadores de mujeres para castigarles con penas ejemplarizantes, lo que hay que hacer es cargarse al objeto de la violación, más inocente del crimen, incluso que su misma madre.

Lo explica muy requetebién Noticias Globales, que también recuerda que es el singular modo con el que los políticos brasileños se disponen  recibir al Papa Francisco y a los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud.

Eres maravillosa, Dilma.

Eulogio López
[email protected]