• No está dispuesta a ceder en el presupuesto para basuras.
  • La partida se ha reducido casi un 20% desde 2011.
  • Séptimo día de huelga de recogida de basuras en Madrid: la capital hecha un asco.
  • Las empresas concesionarias ofrecen rebajar a la mitad el número de despidos.
  • 14 detenidos en lo que va de huelga, pero no todos son trabajadores.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (en la imagen), elude su responsabilidad en la huelga de limpieza, que ya llevan siete días padeciendo los ciudadanos, y remite a que son las empresas adjudicatarias del servicio y los sindicatos los que tienen que llegar a un acuerdo.

En una entrevista con Expansión este lunes, la regidora ha afirmado que "estamos sufriendo una huelga en la ciudad porque estamos mejorando la eficacia", también ha reiterado que trabajan "para que los madrileños tengan servicios más eficientes y menos gravosos" y ha advertido que "si las empresas no cumplen con los servicios mínimos habrá sanciones económicas".

Esta huelga indefinida en los servicios de limpieza comenzó el pasado martes 5 de noviembre como protesta contra los EREs puestos en marcha por tres de las cuatro empresas adjudicatarias del servicio de limpieza viaria y jardinería de la capital (FCC, OHL y Sacyr), incapaces de sostener la situación, debido a que como ya señaló Hispanidad, cada vez cuentan con menos cantidad de presupuesto municipal para realizar el servicio, que se ha reducido casi un 20% desde 2011.

Este lunes las empresas concesionarias mencionadas han ofrecido a los sindicatos reducir a casi la mitad el número de despidos (de 1.134 a 625 trabajadores) para resolver el conflicto y conseguir que se desconvoque la huelga. Además han planteado un ERTE de un mes, un 12% de ahorro en costes a través de jubilaciones, bajas incentivadas y otras medidas, y han contemplado modificaciones de jornada y turno.

Hay fijados unos servicios mínimos, pero han surgido problemas para cumplirlos y se han producido actos vandálicos, que han llevado a la alcaldesa a aumentar la presencia policial para garantizar el cumplimiento de estos servicios. Precisamente este lunes por la mañana ha sido agredido un empleado de la limpieza que intentaba acceder a su puesto de trabajo en el distrito de Usera. El balance de detenidos por esta huelga es ya de 14 personas, según la Jefatura Superior de Policía, que aclara que no todos son trabajadores.

En resumen, Madrid está hecha un asco y esperemos que las empresas y los sindicatos lleguen a un acuerdo en el tiempo más breve posible porque parece que Ana Botella no está dispuesta a ceder y a intentar poner remedio a la sucia imagen que tienen desde hacia siete días las calles de la capital.

Cristina Martín

[email protected]