El Papa Wojtyla deseó que "Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba". Lo principal: los obispos cubanos aseguran que la visita servirá para "fortalecer las raíces cristianas de la nación". AIN regalará 250.000 rosarios durante la visita papal. Se suceden las historias de la persecución religiosa en la isla. Como hemos explicado, en la mañana del viernes 23 de marzo ha comenzado el 23 Viaje Apostólico internacional de Benedicto XVI, que lo lleva a México (23-26 de marzo), y a la República de Cuba por el 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre (26-28 de marzo).

En lo que respecta a Cuba, no será la primera vez que un Papa visite la isla, pues ya lo hizo el predecesor de Benedicto XVI, el beato Juan Pablo II, en enero de 1998, como puede verse en este vídeo: un resumen de la histórica visita del Papa polaco a Cuba en enero de 1998. En ese viaje, Papa Wojtyla deseó que "Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba".

Pero, al igual que en México, lo importante del viaje papal es que va a anunciar a Cristo, no su repercusión política, aunque efectivamente pueda tenerla. De hecho, el cardenal Bertone recordó que el viaje a Cuba en 1998 sirvió para el progreso en la libertad de credo y una mejor cooperación entre la Iglesia y el Estado. Y añadió que este viaje del Papa Benedicto XVI a Cuba debería ayudar a promover la democracia en la isla. Pero, insistimos, es algo secundario. 

El arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, ha dicho que el Papa Benedicto XVI viaja a su país para revivir "una fe un poco dormida, un poco borrada". Y afirmó que esta visita forma parte del esfuerzo del Papa para revivir la fe católica en países que necesitan "una recristianización". "Había un interés grande en esta peregrinación porque el Papa está empeñado en revivir la fe de países ya cristianizados antes pero que necesitan una nueva evangelización". Según las estadísticas publicadas por el Vaticano sobre la Iglesia católica en Cuba, el porcentaje de cubanos católicos alcanza algo más del 60 por ciento.

Todo en Cuba está preparado. Y aunque oficialmente el viaje no esté teniendo mucha publicidad por parte del régimen, las comunidades católicas se preparan con oraciones, con actividades y con obsequios para Benedicto XVI, según informa Zenit. Por su parte, los obispos cubanos han escrito un mensaje de bienvenida a Benedicto XVI en el que describen un clima de "gran entusiasmo" y aseguran que la visita servirá para "fortalecer las raíces cristianas de la nación".

El programa del viaje a Cuba se iniciará el 26 de marzo en Santiago de Cuba,
donde aterrizará sobre las 14,00 horas (hora local). En el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo de Cuba el Pontífice será recibido con una ceremonia de bienvenida en la que pronunciará un discurso.

Más tarde, a las 17,30 horas, celebrará una Misa en la Plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba, con motivo del 400 aniversario del descubrimiento de la Virgen de la Caridad del Cobre. Además, durante la jornada del martes el Papa visitará el santuario de la virgen, antes de tomar el avión con destino al aeropuerto internacional José Martí de La Habana.

Una vez en la capital cubana, el Santo Padre realizará una visita de cortesía al presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de la República, Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución de La Habana. Posteriormente, tiene previsto un encuentro y cena con los obispos cubanos y con el séquito papal en la Nunciatura Apostólica de La Habana.

Según algunas informaciones, ni Cuba ni el Vaticano descartan un encuentro entre Benedicto XVI y Fidel Castro durante la visita que hará el Papa a la isla "pese a no estar en el programa". En este sentido, el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, ha indicado que la posibilidad de un encuentro es "una hipótesis que no está en el programa, pero que no puede ser excluida".

El miércoles 28, el Papa partirá hacia Roma, no sin antes celebrar una Misa en la Plaza de la Revolución de La Habana. Además, a las 16,30 horas y ya en el aeropuerto, Benedicto XVI pronunciará su último discurso del viaje. El Papa llegará al aeropuerto de Roma Ciampino a las 10,15 horas del jueves 29 de marzo.

Por otra parte, la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia ha anunciado que repartirá 250.000 rosarios en Cuba durante la visita del Papa; unos rosarios que llevan una medalla triangular de la Virgen de la Caridad del Cobre. En esta isla del Caribe, en 2012 se celebra el 400º aniversario del descubrimiento de dicha advocación mariana, que es venerada como la patrona de Cuba. La estatua de madera fue encontrada en 1612 por tres buscadores de sal en la bahía de Nipe, al noreste del país, que la llevaron al municipio del Cobre. Durante su visita a Cuba, del 26 al 28 de marzo, el Papa Benedicto XVI visitará este santuario mariano, en la diócesis de Santiago de Cuba.  

A la vez, las historias de la represión comunista cubana a los católicos se suceden. Como esta que recoge Aciprensa, en la que líderes de la disidencia pacífica cuentan que las familias fueron fundamentales para mantener el catolicismo en la isla, en medio de la represión y la educación marxista-atea impulsada por el Gobierno comunista para descristianizar el país. 

"En Cuba no hay escuelas católicas, las escuelas católicas han sido los hogares y las catequesis", afirmó a ACI Prensa el coordinador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Oswaldo Payá, que recordó que "el proceso de descristianización fue uno de los propósitos iniciales y que mantuvo durante décadas el régimen, porque sabían que no podían dominar al pueblo de Cuba si antes no lo vaciaban espiritualmente. Y creo que no lo han logrado gracias a las familias".

Señaló que "durante décadas la religión del Estado en las escuelas ha sido el ateísmo. Por muchos años el libro del quinto grado de lectura decía que la ciencia había demostrado que Jesucristo no había existido. Es decir hasta falsificaban la historia".

Dijo que este proceso provocó que en un momento solo fueran "alrededor de 40 mil personas las que íbamos a Misa el domingo, pues éramos marcados, señalados en las escuelas, en las universidades, los centros de trabajo".

"Era una política sistemática antirreligiosa y apoyada por todos los mecanismos de represión del régimen totalitario. Pero la Iglesia siguió evangelizando, seguimos enseñando el Catecismo a pesar que no eran muchos los niños que iban a las iglesias", relató.

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), coincidió al destacar la importancia de la familia católica, pues su hija, que ya está por acabar la secundaria, "sigue recibiendo una educación atea, marxista, contraria a los principios cristianos". 

Dijo que durante los ocho años que estuvo como preso político le correspondió a su esposa y a su hermana contrarrestar esta formación "con libros, literatura cristiana, con cuentos. Pero se hace muy difícil porque son niños y ellos pasan la mayor parte de la semana en las escuelas donde todo lo politizan".

Ojalá el viaje de Benedicto XVI a Cuba sirva para dar a conocer a Cristo, fortalecerles en la fe y, de paso, acelerar la caída del régimen marxista-ateo...


José Ángel Gutiérrez
[email protected]dad.com