• Entre fijo y variable se embolsó 5,167 millones de euros.
  • Eso sin contar con los 80 millones de su plan de pensiones, que gestiona él mismo para no tener que informar.
  • La remuneración del consejero delegado ascendió a los 3,751 millones de euros, un 1,76% más que en 2012.
  • Y el consejo de administración ganó un 8,9% más que hace un año.

Para ser exactos, la remuneración de Francisco González (en la imagen) aumentó un 0,96% en 2013 respecto al año anterior. Eso a pesar de tener el sueldo congelado, tal y como afirmó el mismo presidente del banco durante la presentación de resultados, el pasado viernes 31 de enero.

La cosa tiene truco. Es cierto que la remuneración fija (1,966 millones de euros anuales) es prácticamente la misma que la de 2012, pero el variable ha crecido hasta alcanzar los 3,201 millones de euros. En 2012, el variable declarado no superó el millón de euros.

En cualquier caso, las cifras publicadas este viernes no cuentan con el plan de pensiones de hasta 80 millones de euros del que goza FG. La razón: como lo gestiona él directamente, no tiene que dar explicaciones a nadie. El problema es que el dinero se lo ha pagado BBVA, que es de todos los accionistas. Alguna explicación se merecen.

Por su parte, el consejero delgado, Ángel Cano, recibió 3,751 millones de euros, esto es, un 1,8% más que en 2012. Pero tranquilos, él también tiene el sueldo congelado. Además, el banco aportó 1,07 millones de euros a su plan de pensiones.

En total, el Consejo de Administración de la entidad aumentó su remuneración un 8,9%. Así, entre los quince miembros que lo integran se embolsaron un total de 14,645 millones de euros, de los que el 78% lo cobraron en metálico.

Pablo Ferrer

[email protected]