• El objetivo eran 500 pero la demanda superó los 3.000 millones.
  • El plan sigue siendo el mismo: retrasará la salida a Bolsa de un 20% del capital para cuando el valor alcance los 3 euros.
  • Incluso hay cierto miedo a un recalentamiento de la cotización, porque lo cierto es que el  negocio aún afronta muchas asignaturas pendientes.
  • Y el FROB  vende el modelo Bankia como éxito del rescate bancario del PP.

Hasta el Financial Times lo llevó a portada: la quebrada y nacionalizada Bankia vuelve a los mercados de capitales y con éxito. Hasta ahora, José Ignacio Goirigolzarri no se había atrevido a emitir deuda. Cuando lo ha hecho (eso sí, deuda senior), soñaba con 500 millones de euros, pero ha conseguido 1.000 y la demanda superó los 3.000.

Y el plan sigue siendo el mismo. Retrasar la colocación en bolsa de un 20% del capital del FROB hasta que la acción no alcance los 3 euros por acción, el porcentaje que se considera adecuado para que el Estado pueda recuperar su dinero.

Bankia se ha convertido en el ejemplo que pone el FROB como demostración del éxito del saneamiento bancario español. Y la verdad es que los mercados se lo creen.

Ahora bien, capacidad de endeudamiento no significa que todo vaya como la seda. En primer lugar, porque en la propia Bankia, aunque felices y contentos, a quien teme un excesivo recalentamiento del valor. En segundo lugar, porque el propio presidente José Ignacio Goirigolzarri, más que de su ponencia de fuego como emisor está preocupado por la rentabilización de la red, en un contexto de morosidad en cimas históricas y con -según el sector- una petición de crédito mínima y poco solvente. Vamos, que ahora preocupa menos el balance y más la cuenta de resultados.

Pero disfrutemos del momento: aquí y ahora Bankia ha pasado de entidad quebrada a banco de moda para inversores.

Eulogio López

[email protected]