• Ángel Simón baraja pedir la ejecución del fallo el próximo lunes.
  • Varapalo a Artur Mas, que ahora deberá devolver el dinero, y a Luis Recoder, cuya carrera política queda tocada.
  • Y a José Manuel Entrecanales (en la imagen), con la segunda megacaída de Acciona en bolsa: la primera por la reforma eléctrica, ahora por Aguas del Ter-Llobregat.

Demoledor el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sobre la privatización de Aguas del Ter Llobregat (ATLL): anula la concesión de la Generalitat a Acciona y se la otorga al segundo licitante, Aguas de Barcelona.

Ojo, con ejecución inmediata. Esto significa que el presidente de Agbar, Ángel Simón, baraja en estos momentos si el próximo lunes 22, sin esperar más, solicita la ejecución del fallo, lo que supondría que Acciona abandonaría la gestión y entraría Agbar, independientemente de cualquier recurso posterior ante el Tribunal Supremo.

También podría ocurrir que el Gobierno catalán decidiera dilatar la cuestión y abrir un nuevo concurso aunque resultaría más extraño.

En cualquier caso, Acciona gana, Agbar pierde.  Pierde también la Generalitat y Artur Mas, cuyo prestigio como privatizador no puede caer más bajo. Pierde Luis Recoder, el moderado de Convergencia llamado a sustituir al ahora radical soberanista Mas, pues fue Recoder, entonces conseller del área, quien otorgó ATLL a Acciona y cuya carrera política está ahora en entredicho.

Eulogio López

[email protected]