• Familiares directos de mandatarios del régimen comunista chino, incluido el presidente Xi Jinping, han mantenido una oculta actividad en paraísos fiscales.
  • Paraísos fiscales que, oh casualidad, residen en colonias británicas, como las Islas Vírgenes o las Islas Cook: ¿se acuerdan de Gibraltar
  • China, cómo no, censura la información sobre las actividades de su élite en paraísos fiscales y enjuicia a un opositor: viva la libertad.
El escándalo está servido. Según una filtración masiva de datos obtenida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y a la que tuvo acceso El País, familiares directos de mandatarios del régimen comunista chino, incluido el presidente Xi Jinping (en la imagen), empresarios, miembros de la Asamblea Popular China y compañías estatales, entre ellas poderosas firmas petroleras, han mantenido una oculta actividad en paraísos fiscales.

El informe destaca entre la lista la presencia de 13 familiares directos de la élite de la cúpula comunista. Entre ellos están el cuñado del presidente chino; el hijo y el yerno del anterior primer ministro, Wen Jiabao; la hija de su antecesor, Li Peng; un yerno del fallecido líder supremo Deng Xiaoping; o el nieto del comandante de la revolución Su Yu. También figuran 16 magnates empresariales.

Curiosa forma esta de vivir el comunismo. Aunque ya se sabe: la tiranía comunista china es la peor de todas. Pues aúna lo peor del capitalismo salvaje y el marxismo brutal.

Además, los documentos analizados proceden de gestoras que, oh casualidad, operan en lugares relacionados con el colonialismo británico, como las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Cook y otros paraísos fiscales entre 1995 y 2008, según lo publicado. Y cómo nos recuerdan estos paraísos fiscales y prácticas corruptas a las que se realizan en y desde Gibraltar, ¿verdad

En un alarde de libertad, las autoridades chinas bloquearon ayer las ediciones digitales de los medios de comunicación que revelaron las informaciones. "Desde el punto de vista de un lector, la lógica del artículo es poco convincente, y no puede más que plantear interrogantes sobre los motivos ocultos", dijo Qin Gang, portavoz del Ministerio de Exteriores, quien añadió que "al final la verdad emergerá y separará a honestos y deshonestos".

Y, además, ayer se inició el juicio contra el activista Xu Zhiyong, acusado de alterar el orden público tras exigir que dirigentes y altos funcionarios dieran a conocer sus patrimonios.

Así es el comunismo chino.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]