• La presidenta Fernández sufre de "colección subdural crónica", debido a un traumatismo de cráneo.
  • El vicepresidente Boudou está siendo investigado por la justicia.
En Argentina se vive una circunstancia curiosa pero que a veces se da en los ejecutivos. Y es que el jefe del Gobierno deba ser sustituido por su segundo durante un tiempo, al menos.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, deberá estar un mes de reposo debido a problemas de salud relacionados con un cuadro neurológico. Al parecer, la presidenta sufre de "colección subdural crónica", debido a un traumatismo de cráneo sufrido en el pasado mes de agosto.

Como la Constitución de Argentina establece que el vicepresidente ha de asumir el mando del Gobierno en caso de enfermedad, ausencia o muerte, si Fernández abandona por completo su actividad presidencial durante un mes, el vicepresidente Amado Boudou (en la imagen) será el presidente en funciones. Por eso, Boudou ha regresado este domingo de urgencia desde Brasil a Buenos Aires para asumir la presidencia del país.

Boudou es un ex disc jockey, músico rockero y amante de las motos Harley Davidson. Recientemente se vio salpicado por un escándalo de supuesta corrupción con la fabricación de moneda. Sin embargo, el 5 de abril dio una conferencia de prensa donde atacó al fiscal general y al juez y al fiscal que lo investigaban.

El fiscal general dimitió y el juez y el fiscal que lo investigaban fueron apartados del caso. Según El País, "Cristina Fernández salvó a Boudou. Pero el vicepresidente salió desgastado de aquella batalla. Y la investigación judicial continúa su curso. Hoy nadie habla de Amado Boudou como un posible sucesor de Cristina Fernández".  Claro que hablar de corrupción en el entorno kirchnerista no es noticia...

Pero ello no quita para que, al menos durante un mes, sea el presidente de Argentina en funciones.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]