• La ayuda se destinará a suministrar entre 40 y 44 kilos de alimentos de primera necesidad a algo más de 2 millones de personas necesitadas.
  • De tal manera que se repartirá una media de 20 kilos de alimentos por persona.
  • 9.000 entidades benéficas serán las encargadas de realizar el reparto.
  • El Ejecutivo cubre así el retraso de la financiación de la Unión Europea, ya que se ha demorado la aprobación de la nueva normativa para las ayudas del período 2014-2020.

El Consejo de Ministros de este viernes ha aprobado una ayuda de 40 millones de euros, que se destinará al suministro de alimentos para las personas más desfavorecidas. Estos 40 millones de euros permitirán suministrar entre 40 y 44 kilos de alimentos a más de 2 millones de personas necesitadas, con lo que se repartirán de media unos 20 kilos de alimentos por persona, según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

De esta manera, se ha autorizado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que dirige Miguel Arias Cañete, a licitar, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) el suministro, enmarcado dentro de la ayuda alimentaria. Este Fondo designará las 9.000 entidades benéficas encargadas de realizar el reparto.

Además así se cubre con presupuesto nacional la demora de la financiación comunitaria, pues se ha retrasado la aprobación de la nueva normativa europea para las ayudas del período 2014-2020. "La Unión Europea ha cambiado el sistema y tiene prevista la aprobación de un nuevo Fondo Europeo de ayuda a las personas más desfavorecidas, pero el retraso hace necesario que el Gobierno haya previsto una dotación nacional", ha señalado la vicepresidenta.

El plan de ayuda alimentaria a las personas desfavorecidas tiene una larga trayectoria, pues se realiza desde finales de los años ochenta en España. Así, se facilita la salida de los productos agrícolas almacenados por los organismos de intervención en el marco de la Política Agrícola Común y, al mismo tiempo, se pone a disposición de los más necesitados, de forma gratuita, alimentos básicos de calidad.

Esta bastante bien que el Gobierno sea responsable y actúe ante el retraso de la ayuda europea, pero hay que destacar que esto no es precisamente un indicador de la recuperación económica de España, esa de la que tanto alardean algunos, pues hay mucha gente necesitada en nuestro país.

Cristina Martín

[email protected]