• Pero la compañía culpa al Gobierno de la caída del 7% de su beneficio neto.
  • Es cierto que el déficit de tarifa está afectando al endeudamiento del sector pese a las titulizaciones de la misma que, para Iberdrola se han cifrado en unos 2.806 millones de euros.
  • Y que la eléctrica está acometiendo planes de desinversión en sectores no estratégicos, que en 2013 han alcanzado 861 millones de euros con más de 250 millones de plusvalías.
  • Además, se ha reducido la deuda neta en 2.271 millones de euros y se repartirá una retribución al accionista de 0,27 euros por acción.
  • El futuro del sector pasa por su completa liberalización, que ponga a cada uno en su sitio.

Me han llegado esta mañana de miércoles los resultados de Iberdrola y al abrir la primera página de su presentación, en la que no se hacía referencia al resultado neto, teniendo en cuenta cómo habían ido los resultados de septiembre y los resultados de este martes de Gas Natural Fenosa, he pensado rápidamente: "segundo batacazo con las mismas argumentaciones". La culpa la tiene el cambio regulatorio y los impuestos.

Nos están contando que el beneficio neto ha sido de 2.572 millones de euros, un 7% menos que en 2012. Recordemos que en septiembre ya estaban en un 3% menos. Pero han puesto por delante el incremento de los tributos: el 33% más consolidado y el 99% más en los negocios españoles. Todos pensamos, ¡qué barbaridad!, tal como nos los están explicando, la culpa es del Gobierno. Convencido estoy que el próximo 26, si los resultados de Endesa no son todo lo buenos que debieran ser, se va a utilizar la misma argumentación, tan orquestada como los anuncios en todos los medios de comunicación que hemos tenido en las últimas semanas después del "subastazo" , tratando de explicar a los consumidores que no puede haber más claridad en las tarifas y en los recibos de energía.

Pero repasando el artículo que publicamos en septiembre resulta que entonces, del total de los impuestos contabilizados, 316 millones de euros lo eran por el gravamen de la actualización de balances al que se había acogido  Iberdrola, ni más ni menos que el 30% de los impuestos pagados en España.

Parece que la barbaridad de 1.174 millones de euros en saneamientos, por cierto, compensados en su mayor parte por el resultado de la actualización de balances, no haya tenido nada que ver en el resultado, pero también cuentan.

Cierto es que como ya he comentado, la situación regulatoria del sector no es la más idónea para el negocio, que el déficit de tarifa está afectando al endeudamiento del sector pese a las titulizaciones de la misma que, para Iberdrola, se han cifrado en unos 2.806 millones de euros. Que se están acometiendo planes de desinversión en sectores no estratégicos, que en 2013 han alcanzado 861 millones de euros con más de 250 millones de plusvalías, que se ha reducido la deuda neta en 2.271 millones de euros, que se repartirá una retribución al accionista de 0,27 euros por acción.

Pero la mejor noticia que podría llegar al sector es que de una vez por todas se emprendan negociaciones serias y sin populismos ni victimismos encaminadas a un mercado completamente libre y transparente que sitúe, en el  sector energético, en el verdadero lugar que  cada uno debe ocupar y que no acabemos con un "sidral" como el del sector financiero.

Rodrigo de Silos

[email protected]