• Al director de la Oficina Económica de La Moncloa no le gusta el presidente del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas.
  • Montoro tampoco quiere, pero por razones técnicas: no es el momento.
  • Y Guindos está a favor de privatizar el 100% de la compañía.
  • Mientras tanto, la T1 de Madrid-Barajas se 'yanquiniza': sólo hay un Starbucks y un Burger King para comer algo.

El director de la Oficina Económica de La Moncloa, Álvaro Nadal (en la imagen) ha ganado el pulso que mantenía con la ministra de Fomento, Ana Pastor, y ha paralizado la privatización de AENA. Sencillamente, no le gusta el presidente actual del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas.

Vargas no es un hombre de partido y Nadal -que suena como próximo ministro de Economía- no quiere ni pensar que pudiera ser el primer presidente de la AENA privada. Por eso, el proyecto no saldrá adelante de momento, aunque era la gran apuesta de la ministra Pastor para esta legislatura.

Junto a Nadal, Cristóbal Montoro. El ministro de Hacienda tampoco quiere privatizar AENA, pero sus argumentos son técnicos: no es el momento. En las antípodas se encuentra el ministro de Economía, Luis de Guindos, partidario de privatizar ahora, no sólo el 60% sino el 100% de la compañía.

Mientras tanto, asistimos a la 'yanquinización' del aeropuerto de Madrid-Barajas. En salidas de la Terminal 1, desde donde despegan la mayoría de los vuelos internacionales, sólo hay un Starbucks y un Burger King para comer algo. Es cierto que un extremo de la terminal hay un self service con comida 'normal', pero lo cierran a las 14:30 horas, tras el despegue del último avión de la jornada.

En otros aeropuertos europeos pasa lo contrario, es decir, se aprovechan las terminales -sobre todo las internacionales- para promocionar la comida y los productos autóctonos. Con lo buena que está la tortilla española, el jamón serrano, la paella, la morcilla o la butifarra. Pero Spain is different.

Pablo Ferrer

[email protected]