• La empresa logra que la Comisión Europea acepte su tercera propuesta para cambiar sus prácticas.
  • En concreto, Google accede a cambiar la forma en la que presenta los resultados de las búsquedas especializadas para que los servicios de sus tres principales rivales sean claramente visibles.
  • El comisario europeo también exigirá a Google que traslade estas ventajas para sus rivales no solo a los PC, sino a las tabletas y smartphones.
  • No obstante, la CE someterá este principio de acuerdo a la opinión de los principales competidores antes de decidir si cierra la investigación. 
Como informamos en su día, la UE comenzó a investigar a Google sobre cómo clasifica sus resultados de búsqueda, preguntando a empresas rivales si aparecer más abajo en la lista afectaba al número de visitas a sus páginas, según un cuestionario de la Comisión Europea.

Pero, pese a ello, hasta ahora, el comisario español de Competencia, Joaquín Almunia, se ha mostrado bastante tibio a la hora de frenar la posición de dominio del gigante estadounidense Google. Un hecho que ha crispado a sus rivales. Y es que -como contamos- se trata de la misma UE que castiga duramente a empresas como Microsoft o Telefónica: sus competidores en el ámbito de las búsquedas de servicios por Internet (viajes, compras…) y que hasta ahora consideran poco o nada efectivas las medidas antimonopolio de la UE para frenar el supuesto dominio de Google en el ámbito de las búsquedas y no cesan de reclamar acciones más severas.

Pues bien, hoy, se ha confirmado la tibieza de Almunia con Google. En rueda de prensa, el comisario español ha anunciado un principio de acuerdo que evita al gigante tecnológico estadounidense una multa millonaria de hasta 5.000 millones por supuesto abuso de posición dominante.

Y es que Google, con una tercera propuesta, ha accedido a cambiar la forma en la que presenta los resultados de las búsquedas especializadas para que los servicios de sus tres principales rivales sean claramente visibles. Es decir, Google asegurará que los servicios de al menos tres de sus competidores aparecerán de manera "clara" y en condiciones de igualdad que sus propios servicios en búsquedas, por ejemplo, de hoteles, restaurantes o vuelos. También modificará la forma en que se muestran los resultados para que sean equivalentes a como aparecerían a través de un sistema objetivo de búsqueda.

El comisario europeo también exigirá a Google que traslade estas ventajas para sus rivales no solo a los PC, sino a las tabletas y smartphones. Si el principio de acuerdo finalmente se materializa, Google se librará de una multa que podría haber ascendido a 5.000 millones de euros, una cifra equivalente al 10% de sus ingresos en 2012.

Almunia ha explicado: "Mi misión es proteger la competencia en beneficio de los consumidores, no de los competidores". Y se ha mostrado confiado en que la nueva propuesta de Google, "tras largas y difíciles conversaciones, puede ahora abordar las preocupaciones de la Comisión".

Para salir adelante, la propuesta tendrá que recibir el visto bueno de los 125 rivales que denunciaron las prácticas anticompetencia de Google. Fairsearch, uno de los lobbies incluidos en la acusación -que representa a portales como TripAdvisor o Expedia- podría denunciar el acuerdo si no se le deja opinar sobre la nueva oferta de Google. Una vez confirmado el acuerdo, éste tendrá vigor en todo el espacio económico europeo durante un periodo de cinco años.

También explicamos recientemente que, Google quiere ser conocida por mucho más que por ser un buscador y por ello, se ha introducido de manera mucho más fuerte en la domótica, pues ha comprado Nest Labs, fabricante de termostatos inteligentes. Esta diversificación de su negocio le ha costado a 3.200 millones de dólares (2.300 millones de euros).

Además, Google ya cuenta con smarthphones y ordenadores propios y prepara también las Google Glass o también conocidas como gafas inteligentes, que incorporan conexión a internet.

Y lo más importante: Google almacena millones de datos sobre sus usuarios de todo el mundo a diario y el uso masivo de la tecnología y de internet despiertan el debate sobre la seguridad y la privacidad del usuario, y más después de todo el escándalo del espionaje masivo que ha realiza la NSA estadounidense, que ha desvelado el ex empelado de la CIA, Edward Snowden.

Andrés Velázquez
[email protected]