Y mientras, Moody's dice que las compras de deuda del BCE no resolverán la crisis, sólo ganar tiempoHoy ha hablado el oráculo de Delfos, o sea, una de las tres agencias estadounidenses de calificación de deuda que un minuto antes de estallar la crisis otorgaban máximas calificaciones a entidades y productos financieros que luego quebraron.

Pues bien: después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunciase el pasado jueves un nuevo programa de compra de bonos de los países en dificultades que solo se pondrá en marcha en caso de que los interesados presenten una petición de ayuda financiera a sus socios, Moody's considera hoy que el nuevo programa de compra de deuda soberana anunciado por el Banco Central Europeo (BCE) contiene varios elementos positivos para los países en apuros de la periferia del euro -como España e Italia-, aunque advierte de que estas medidas sólo sirven para ganar tiempo y no resolverán por sí solas la crisis, lo que requiere la intervención de los gobiernos: "La propuesta contiene varios elementos positivos para los países de la periferia en dificultades".

Los sesudos analistas de Moody's se habrán quedado calvos detrás de la oreja tras tan elevada sentencia. Pero hay más: la agencia subraya la existencia de incertidumbres respecto al nuevo programa, después de que el BCE no precisara qué umbrales de interés considera apropiados para cada país ni qué magnitud de compras de deuda podría llegar a realizar. Así es, incertidumbres haberlas haylas y más cuando las tres agencias se ponen a hablar.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Joaquín Almunia, ha dicho hoy a Efe que las condiciones que se exigirían a España a cambio de apoyo financiero, "no serán diferentes a las que ya se conocen", aunque sí podrían incluir plazos de cumplimiento más precisos. "Otra cosa es que vayan a ser más precisas en cuanto a fechas de adopción de decisiones o de cumplimento".

Almunia también ha instado a cada país, "incluido España", a tomar sus propias decisiones, ahora que el marco en el que se mueven está más claro, tras la decisión del BCE. Y ha alabado el anuncio del BCE, una "decisión muy importante" y destacó la "reacción extraordinariamente positiva" tanto de los mercados como de buena parte de los gobiernos europeos y de los expertos pese a las voces críticas que se han alzado, principalmente, en Alemania.

José Ángel Gutiérrez
joseangel@hispanidad.com