• Será el próximo 3 de julio en Laussana, y allí se presentará el proyecto de Madrid 2020.
  • Sólo puede llevarse a seis personas, y como no habla inglés ha preferido llevarse a un técnico políglota en lugar de a José Ignacio Wert o a Ignacio González.
  • El problema o la explicación es que no habla bien inglés, y necesita de intérprete.
  • Ha sustituido al ministro de Cultura por un técnico del COE.
  • Sí estarán en la cita Rajoy, el príncipe Felipe, la olimpista Teresa Zabell, vicepresidenta primera del Comité Olímpico Español y otro técnico del COE.
  • Teresa habla inglés perfectamente, es de origen británico, pero su relación con Blanco no es precisamente fluida.

Ni José Ignacio Wert, ministro de Cultura, ni el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, estarán en la presentación del proyecto de la candidatura Madrid 2020 el próximo 3 de julio en Lausana. Y no estarán allí a menos que ocurra una hecatombe o Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, cambie de opinión.

Alejandro Blanco, ex presidente de la federación de judo, y décimo séptimo presidente del COE puede llevarse sólo a seis personas a uno de los actos más importantes en la contienda contra las otras dos ciudades candidatas, Tokio y Estambul.

Alejandro Blanco se llevará al codiciado viaje a Mariano Rajoy, el príncipe Felipe, la alcaldesa Ana Botella, y la ex regatista y vicepresidenta del COE. Hasta ahí, todo es muy lógico. ¿Pero quiénes son las otras tres personalidades con billete a Lausana para el 3 de julio Pues él mismo, Teresa Zabell y un técnico del organismo.

Este último ha sido elegido en lugar del ministro de Cultura y el presidente de la Comunidad porque Alejandro Blanco no habla bien inglés y el técnico es políglota. Así de sencillo. El ministro de Cultura y Deportes ha sufrido un desaire inaudito por parte del presidente del COE, cuyo afán de protagonismo está siendo muy criticado.

La diferencia entre él y Alejandro Blanco es que Wert habla seis idiomas, y probablemente no le hubiera importado, llegado el caso, hacer de intérprete, aunque Teresa, de origen británico, lo hable mucho mejor. De hecho, la ex regatista nació en Ipswich, en el Reino Unido. Lo malo es que la relación que mantiene con Alejandro Blanco, su jefe, no es, precisamente, muy fluida.

Sara Olivo
[email protected] com