• Pero el presidente de Acciona se niega a negociar.
  • La oferta estriba en pagar 240 millones de euros al consorcio que ganó el concurso impugnado por los tribunales.   
  • Pero José Manuel Entrecanales está enrocado.
  • Y AGBAR que tomaría las riendas de Aigües Ter Llobregat, advierte: si no comienza la negociación en 15 días pedirá la ejecución de la sentencia.

Novedades en el caso de la adjudicación a Acciona de Aigües Ter Llobregat, uno de los operadores de agua más importantes de España. La Generalitat se la adjudicó a Acciona y al banco brasileño BTG Pactual frente a Aguas de Barcelona (AGBAR) en un concurso que ha sido impugnado, no sólo por los tribunales, sino también por la propia Generalitat. Fue el escándalo empresarial del año, justo en el momento en que se producía un cambio de Gobierno por las elecciones convocadas por Artur Mas.

A partir de ahí hablaron los tribunales, que han dado la razón a AGBAR. Pero Entrecanales se niega a ceder la pieza y recurre para largar la sentencia definitiva. Surge entonces de La Caixa, propietaria del 25% de AGBAR, la idea de llegar a un acuerdo extrajudicial. La Generalitat lo aborda -en concreto, el conseller del ramo, Santi Vila- y pide una oferta a AGBAR. Esta responde que está dispuesta a pagar un sobreprecio del 20%. Es igual, Entrecanales se cierra en banda y exige una indemnización.

La oferta de AGBAR es apoyada por los socios de José Manuel Entrecanales (en la imagen) en la operación los brasileños del banco BTG Pactual. En cifras redondas significa lo siguiente: el consorcio Acciona pagó 200 millones de euros más 100 financiados. AGBAR está dispuesto a pagar un sobreprecio del 20% -240 millones de euros- como indemnización por los costes de la subasta. A cambio, sólo insiste en que Acciona no aproveche su marcha para vaciar la empresa, por ejemplo, con compromisos de pago de última hora. Y, por cierto, conviene en este punto mencionar a Alfredo Gutiérrez, un ingeniero que Acciona colocó al frente de ATLL... y que procede de AGBAR.

Y la Generalitat también apoya la moción, entre otras cosas porque, dando carpetazo, se vería libre de cualquier sospecha de comisiones pagadas por tan discutida adjudicación.

Pero José Manuel Entrecanales se ha cerrado en banda. Se niega a negociar. Es entones cuando AGBAR le ha dado un ultimátum, vía Generalitat, de 15 días: o se aviene a negociar o pedirán la ejecución de la sentencia de la Audiencia de Barcelona, que considera que el proceso estuvo viciado desde su origen.

Además, en esos momentos la familia Entrecanales mantiene diferencias importantes en Acciona. Por eso sorprende la negativa de su presidente.

Eulogio López

[email protected]