• ¿Por qué se retrasa la entrada de capital privado en la empresa pública Para mantener los precios en manos del Gobierno.
  • La ministra de Fomento asegura que la norma que regule el sector estará lista antes de 2014.
  • La Ley permitirá que el Ejecutivo controle las tasas y obligará a los operadores a mantener íntegra la red.
  • Tras varios retrasos, la fecha que se baraja ahora es la primavera de 2014, aunque "será el Gobierno el que tome la decisión", añade Pastor.

La privatización de AENA se ha convertido en un clásico. Es uno de los temas habituales de la ministra de Fomento, Ana Pastor (en la imagen). Y este martes, en el desayuno organizado por Europa Press no iba ser menos. Por cierto, ningún ministro ha acompañado a Pastor -suelen apoyar al ponente uno o dos compañeros de Gabinete- y ha acudido menos público que en otras convocatorias de la ministra. Otro detalle novedoso: entre el discurso de Pastor y la tanda de preguntas se ha proyectado un vídeo promocional del propio Ministerio de Fomento.

Vamos con el tema. Ahora resulta que la privatización de AENA depende de la regulación. Es decir, hay que aprobar una ley que establezca que el Gobierno es el que impone las tasas, esto eso, los precios. Es, por ejemplo, el modelo inglés. Ferrovial gestiona el aeropuerto de Heathrow pero es el Gobierno británico quien pone las tasas. Ocurre en todos los sectores regulados como, por ejemplo, el eléctrico.

Y es lógico. Si no fuera así, el operador de turno podría hundir el turismo en España sencillamente subiendo las tasas. Las aerolíneas sustituirían el destino español por otro más barato y rentable. Pero esto no sucederá. El Gobierno lo va a impedir.

Tampoco va a permitir que las Comunidades Autónomas utilicen los aeropuertos como moneda de cambio para negociar con el Gobierno central. Los aeropuertos son un elemento vertebrador de España, según la ministra.

El problema es que a estas alturas no lo ha hecho, a pesar de que lleva hablando de la privatización de AENA desde que llegó a Fomento. En cualquier caso, ahora parece que sí es el momento. Según la ministra, la nueva ley estará lista antes de que finalice el año. De esta manera, si el Ejecutivo da el pistoletazo de salida antes del final del próximo enero, la privatización se podría dar en primavera de 2014. Eso sí, la ministra no se ha querido mojar y se ha limitado a explicar que tras la aprobación de la ley "será el Gobierno el que tome la decisión", ha añadido.

Además de las tasas, el otro punto importante de la norma -y más complicado de regular- es la obligación que tendrán los operadores de mantener la red de aeropuertos. Es decir, no podrán cerrar aeropuertos que no sean rentables, ni siquiera en temporadas en las que no haya viajeros. Podrán racionalizar los horarios -abrir cuando llegue o salga el vuelo del día- pero no cerrar completamente. Según Pastor, se trata de preservar el interés público.

Pablo Ferrer

[email protected]