• Desde el primero momento, el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, mantuvo una actitud distante.
  • Lo que en un principio se había afrontado bien ahora amenaza con desprestigiar a toda la red ferroviaria española.
  • Hay quejas del Gobierno y de las víctimas por las repetidas emisiones del accidente en TVE.

Luis Aláez, el juez que investiga el accidente de Santiago, está cabreado con Adif, concretamente con su presidente, Gonzalo Ferre (en la imagen). ¿La razón Su actitud distante con la investigación del trágico suceso.

Este miércoles, una muestra más del enfado del juez: ha llamado a declarar como imputados a otros 23 cargos de Adif, entre los que están los tres últimos presidentes del ente y a todos los responsables de seguridad desde que se inauguró el tramo.

Ciertamente, lo que en un principio se había afrontado bien, con la seriedad y prudencia necesarias, se ha convertido en una auditoría del juez sobre el operador. Auditoría que amenaza seriamente con desprestigiar a toda la red ferroviaria española y, por extensión, a las empresas de nuestro país que pujan por contratos ferroviarios en el exterior.

Paralelamente, el Gobierno y las víctimas se han quejado a TVE por emitir de manera reiterada las imágenes del accidente en los informativos. Ver el descarrilamiento una y otra vez no es la mejor manera de pasar página y superar la tragedia.

Pablo Ferrer

[email protected]